Síguenos en

Artículos de opinión

Opinión | Una imagen que no quiero volver a ver

El fútbol es ese deporte en el que del blanco al negro se pasa en tres días. Un fin de semana tu equipo arrasa y es el mejor, pero en sólo 72 horas se convierte en algo mediocre. En unos pocos días el objetivo de entrar en Europa o incluso Champions deja lugar al de permanecer en Primera. Así es esto.

Yo personalmente no voy a dramatizar. Este Sevilla tiene una plantilla muy completa y competitiva pero hay que saber cuál es el objetivo real, y ese es acabar la competición nacional entre los seis primeros. No hay que dejarse llevar por la euforia. Tu equipo no lo va a ganar todo, eso está claro. Habrá derrotas por el camino y hay que saber aceptarlas. Eso sí, se puede ganar, empatar o perder, pero siempre (y siempre es siempre) se debe hacer dando una imagen aceptable, y no la que mostró el Sevilla en el Calderón el pasado sábado. El más señalado tras el 4-0 es, sin lugar a dudas, el técnico Unai Emery. En parte, con razón.

Con razón porque en el fútbol hay un lema que dice que aquello que funciona, aquello que provoca que tu equipo juegue bien, pero sobre todo aquello que hace que ganes y ganes, todo eso, no se debe tocar. ¿Para qué renunciar a tu juego, a tu esquema? Hay que ser fiel a este, juegues en casa, en Ipurúa o en el Camp Nou. Y Unai lo renunció, dejando a la vista su miedo a la hora de afrontar el partido. Del 4-2-3-1 habitual pasó al 5-2-3 (o algo así), con tres centrales, dos carrileros y Bacca alejado como si de un islote se tratara. Lo jugadores estaban perdidos.

Lo peor de todo es que tanta gente defensiva (Diogo, Carriço, Pareja, Kolo, Tremoulinas, M’Bia, Krychowiak) no sirvió para nada, pues nadie defendía en condiciones. Prueba clara es que de 6 tiros a portería encajamos 4 goles. La fortaleza mostrada en partidos anteriores no apareció por ninguna parte. Encajamos más goles ayer (4) que en el resto de partidos ligueros (3).

Y es que da la sensación de que Emery, con esa alineación, viajó al Calderón a empatar, a verlas venir, a aguantar durante los 90 minutos los ataques del Atlético de Madrid y, si tenemos una, intentar colarla. Cuando vas con esa idea lo normal es que pierdas, y si vas a un estadio tan complicado que pierdas por goleada. Una sola vez tiramos a portería. Imposible.

Lo que más rabia da es que los clubes humildes son capaces de plantarle cara a un equipo como el de Simeone. El Celta sacó un punto tras el 2-2 en el Calderón, el Rayo empató a cero en Vallecas, el Eibar (un recién ascendido) cayó pero lo tuvo contra las cuerdas hasta el final (2-1) y el Almería sólo perdió 0-1 en una jugada a balón parado. Y vamos nosotros y nos caen 4.

Insisto. Se puede perder, por supuesto que sí, pero nunca haciendo el ridículo, nunca dando una imagen paupérrima como la que dio nuestro equipo ayer.

Una imagen que no quiero volver a ver.

Jose Mari Carrasco

Del 93. Intentando abrirme paso en el bonito mundo del periodismo deportivo. Y sevillista, claro.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 5

Sevilla FC

UD Las Palmas

Ramón Sánchez-Pizjuán

20/09/2017 · 22:00h

beIN LaLiga MAX 1

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 4

Girona FC
0 - 1
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Artículos de opinión