Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 0 – 0 SD Eibar

Rival muy rocoso y duro el que se le presentaba a los pupilos de Unai Emery, equipo al cual había calificado él mismo como “el Atlético de Madrid de los humildes”, y no le faltaba razón al de Hondarribia al hacer estas declaraciones puesto que en cuanto a carácterísticas son muy similares (salvando las distancias). El entrenador local sacó un once sorprendente para la afición, puesto que todo el mundo esperaba el equipo de gala, siempre adaptándose al 4-2-3-1 utilizando el automatismo que lleva utilizando contra equipos “relativamente inferiores” desde principio de temporada.

Ese automatismo al que nos referimos es muy claro, en posición de ataque los centrales se abren muchísimo dejando al polaco Krychowiak como líbero y haciendo de alguna forma que los laterales se convirtiesen en una especie de “falsos extremos” o simplemente carrileros.

Los locales supieron llevar en todo momento la manija del partido, haciendo grandes transiciones, sabiendo jugar a banda y a la vez tener un buen juego interior, pero siempre careciendo de lo más importante, profundidad.

El Eibar sabía a lo que tenía que jugar para llevarse el punto que venía buscando al Sánchez Pizjuán, y dejó en los pies de Piovaccari la tarea de pelearse con los centrales sevillistas y con Aleix Vidal, que ocupó ayer el lateral diestro con cierta solvencia al tener picos de juego muy interesantes. El delantero italiano del conjunto vasco cumplió su objetivo tan solo durante los últimos 15 minutos de la primera mitad al incomodar a Pareja y encontrarle la espalda al lateral diestro. En la segunda mitad, los de Garitano se resignaron a defender el resultado y a esperar alguna contra que pudiera decantar el partidos, algo improbable debido a la gran precision en pases en clave sevillista.

En ataque, el máximo peligro sevillista vino a raíz de jugadas a balón parado, en la cabeza de Mbia y en las botas del recién recuperado Krychowiak. Después de todo, nada de nada, no hubo profundidad en el área vasca y fruto de ello vinieron las carencias en cuanto a ocasiones. El Eibar dejó via libre a las bandas sevillistas, a sabiendas de que Gameiro no iba a superar con su 1´70 a Albentosa y Raúl Navas por muchos centros que pusieran. Emery intentó arreglar esto con dos puntas, pero vista la inutilidad de este movimiento, metió a un Denis fresco que volvió a crear peligro y al cual le ha ganado parcialmente la batalla Banega que tiene en Reyes una conexión que puede valer quilates.

Pizarra Sevilla | Foto: Grupo Joly

Pizarra Sevilla | Foto: Grupo Joly

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 13

Villarreal CF

Sevilla FC

Estadio de la Cerámica

26/11/2017 · 18:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

UEFA Champions League - Jornada 5

Sevilla FC
3 - 3
Liverpool FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis