Ayer el encargado de dirigir la contienda en el Estadio de los Juegos Mediterráneos fue el navarro Prieto Iglesias que ya ha dirigido al Sevilla esta temporada hasta en 2 ocasiones, ganando en ambas el conjunto de Unai Emery, tanto en Elche (0-2) como al Granada (5-1). Tuvo un partido bastante tranquilo respecto a jugadas problemáticas y sólo tuvo una, el gol anulado a Bacca. Es cierto que en la jugada que Iborra saca bajo palos, pudo señalar falta a Beto ya que le cargan, pero por suerte, no alteró el resultado final.

Se mostró bastante acertado en las decisiones reglamentarias y enseñó sólo 3 amarillas, 1 para el Almeria y 2 para el Sevilla, en un encuentro limpio y con ganas de jugar entre ambos equipos. Lleva en la categoría 3 años, y se va manteniendo, además de ganar peso en las miradas siempre críticas de los aficionados al fútbol.

Minuto 9: Thomas, en una disputa con Vitolo, entrega el balón a Bacca en profundidad que el cafetero se encarga de remachar a la red. Es cierto que estaba adelantado, pero el balón procedía de un rival, lo cual debió subir al marcador, aunque también hay que reseñar que es una jugada confusa para el asistente y puede errar.

En definitiva, un arbitraje correcto, sin agravios en las infracciones señaladas y con un buen plante físico. La nota final para el árbitro es de un 7.