Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | RCD Espanyol 3 – 1 Sevilla FC

Unai Emery no valoró debidamente ni la situación ante la que se encontraba (se jugaba unas semifinales de copa), ni tampoco al rival, hasta el punto de imponer un equipo en el que la posición de lateral derecho era ocupada por un interior y la de mediocampista defensivo por un lateral derecho.

El partido comenzó con un dominio estéril del Sevilla, ya que los espanyolistas conocían de sobra el hecho de que el rival que tenían ante sus ojos sufría a la contra y con espacios atrás. A todos estos factores se unía la intensidad mostrada por los locales, que iban a por todas en cada balón dividido, siempre esperando algún fallo de concentración de la zaga sevillista.

Ante las inmensas ganas pericas, los visitantes se limitaban a mostrar una “anti-intensidad” generando pérdidas muy fáciles de evitar, que llevaban siempre la sensación de peligro a las inmediaciones del área de Sergio Rico. Estas pérdidas, al fin y al cabo, venían propiciadas por la ineptitud de Iborra y Coke al no saber marcar los tempos del partido, ni mostrar criterio y mucho menos hacer que las transiciones fueran totalmente limpias. Coke es un futbolista que puede desempeñar ese rol de forma puntual, pero nunca ocupando esa parcela desde el principio.

El Espanyol otorgó la bola al Sevilla, pero éste no supo qué hacer con ella, realizando los repliegues tras las pérdidas de manera estrepitosa.

Analizando brevemente la acción del primer gol, podemos observar como la jugada comienza con una equivocación de Iborra y Coke al no cubrir el espacio entre líneas que hace que el esférico le termine llegando a Caicedo, el cual dispone de todas las facilidades posibles por parte de Pareja al darle este mucho espacio y dejarle su lado bueno sin cubrir.

Bacca remata el gol que da alas al equipo sevillista para la vuelta |Foto: as.com

Bacca remata el gol que da alas al equipo sevillista para la vuelta |Foto: as.com

El Sevilla de ayer necesitaba a un Banega (se quedó en la capital hispalense por decisión técnica) para aportar mayor verticalidad y dinamismo a la zona de tres cuartos, y sin balón a un Krychowiak que cortase y diese estabilidad al juego rojiblanco. De ambos careció el equipo y fruto de ello se llevó tres goles, que visto el transcurso del partido fue un resultado benévolo que pudo ser mayor de no ser por las paradas de mérito del jóven meta sevillista Sergio Rico.

En la segunda mitad, viendo la ineficacia por el juego interno, Unai decidió buscar el efecto contrario con la inclusión de un segundo delantero (Bacca) y cambiando el perfil de delantero con Aspas, así como buscando verticalidad por la banda con Deulofeu. Ante el estaticismo de los dos jugadores de banda y de los dos delanteros, se autoanularon a sí mismos al no moverse para abrir huecos en la segunda línea y ser cuatro contra cuatro con marcas al hombre.

El Espanyol salió a no encajar, pero la incapacidad del Sevilla para tener el balón y llegar le dio la vida… Y un marcador bastante favorable que se ve empañado por el gol de Carlos Bacca que aviva las esperanzas sevillistas de cara a la vuelta tras un partido realmente nefasto.

Evolución de la alineación sevillista a lo largo del envite | Gráfico: Sharemytactics

Evolución de la alineación sevillista a lo largo del envite | Gráfico: Sharemytactics

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Último partido

Amistosos - Amistoso

Linares Deportivo
0 - 6
Sevilla FC

Próximo partido

International Champions Cup - Pretemporada

Sevilla FC

SL Benfica

Letzigrund

20/07/2018 · 20:05h

La Liga TV

Más en Análisis