Este domingo el Sevilla FC encuentra su primer escollo de la segunda vuelta, el Valencia CF. El conjunto Ché, quinto con 38 puntos, es el principal rival directo de los hispalenses por los puestos de Champions, por lo que en juego hay más de tres puntos. Y es que el equipo valenciano no lo pondrá nada fácil. Su enorme plantilla, llena de grandes jugadores y el aliento de una afición con ansias de venganza serán duros obstáculos a superar por los de Unai Emery.

Después de un verano de auténtica locura, con cambio de entrenador y nuevo mandatario, el Valencia ha formado una plantilla (la más joven de Primera) para pelear por lo más alto. Pero no sólo se funda en nombres este grupo, pues su entrenador, Nuno Espirito Santo, ha conseguido engranar adecuadamente las piezas para conformar un equipo sólido atrás, con buen trato de balón y con pólvora en su delantera.

Analizando lo deportivo, Nuno se ha caracterizado por variar su sistema de juego. Empezó empleando un 4-2-3-1 que evolucionó hacia un 4-3-3 asimétrico, utilizando a Rodrigo de extremo, pero la banda opuesta liberada. No atacaba bien el equipo y sufría tras pérdida. Por ello, pasó a un sistema de 3-5-2, dando uso a los carrileros y juntando a Negredo y Alcácer como puntas de lanza del ataque Ché. Con el 3-5-2 el Valencia gana mayor amplitud y da mayor protagonismo a sus centrocampistas para defender la máxima de su equipo: posesiones largas, control en el centro del campo y ataques variados.

El entrenador luso es propenso a cambiar de sistema, en función del rival y de los jugadores disponibles, lo que demuestra el gran abanico de opciones que presenta su plantilla y, también, sus conocimientos tácticos como entrenador. Lo que resulta invariable es la columna vertebral del equipo: Otamendi, auténtico líder de la zaga, rápido y contundente; Parejo, director de la orquesta y organizador de los ataques, y Negredo, principal referencia ofensiva y nexo de unión ideal para el sistema que propone su entrenador.

Es difícil destacar un jugador en concreto en el Valencia, todos aportan. No solo su columna vertebral es importante, también el protagonismo que ha adquirido Gayá en el lateral. Otra nueva perla de la cantera que demuestra desparpajo y calidad a la hora de incorporarse al ataque y centrar. También resulta fundamental André Gomes en esas posesiones largas y forma un triangulo junto a sus dos compañeros de la medular: Javi Fuego/ Enzo recupera, Parejo dirige y André ejecuta. Así funciona el centro del campo valenciano. Arriba dos jugadores como Alcácer y Negredo se definen sin necesidad de presentación. Pasado (quizá presente) y futuro de la Selección española que, sin estar en su mejor momento de forma, tienen la calidad necesaria para desatascar encuentros complicados.

En definitiva, un auténtico partidazo que enfrenta a dos grandes del fútbol español. Será un duro hueso de roer el que tendrá en frente el conjunto sevillista. Los tres puntos a favor supondrían vencer en el gol average final, ambos entrenadores lo saben, y se citan con su once de gala para lograr el objetivo.

Claves

Posible alineación del Valencia de Nuno
Nuno suele variar sistemas, pero no jugadores.

• La lesión de Barragán supone un serio problema para Nuno pues Cancelo, su suplente, no da el nivel y no tiene la confianza plena de su entrenador. Atacar la espalda de este jugador y formar ataques por los laterales parece una buena vía para los de Emery.
• El Valencia buscará la posesión del balón e intentará jugar en campo contrario. Debe ser muy constante la intensidad defensiva sevillista, así como las ayudas laterales. Ojo a las rápidas combinaciones en tres cuartos de campo y las subidas de Gayá.
• El contraataque será el mejor aliado de los de Nervión, pero no deben caer en la precipitación a la hora de intentar ejecutarlos. El conjunto de Nuno destaca por su buena transición ataque-defensa y suele recuperar bien el balón tras pérdida. Es importante que los de Emery acierten en la toma de decisiones y busquen la pausa necesaria en determinados tramos.
• Los espacios aparecerán, pues el Valencia asume ese riesgo. Atacarlos bien y estar acertados de cara a puerta se antoja vital. No contará con demasiadas opciones el Sevilla si está eternamente replegado, deberá saber sufrir atrás e intentar salir al ataque con velocidad.