Este domingo el Sevilla visita uno de los campos más asequibles de la Liga BBVA, el Alfonso Pérez de Getafe. Asequible por la grada, pues no es de las más ruidosas del campeonato y, sobre todo, por el rival. El Getafe lleva años sufriendo por la permanencia y este año no se vislumbra otro destino. Un equipo de irregularidades económicas, problemas institucionales y escasa plantilla que año tras año consigue la permanencia sobre la bocina. Tras una Primera vuelta más o menos regular de la mano de Cosmin Contra, ha llegado a los banquillos un gran entrenador como Quique Sánchez Flores. El madrileño conoce perfectamente la casa y también una liga que lo echaba de menos. Decimoquinto con 20 puntos, el Getafe espera un resultado positivo ante un Sevilla que necesita ganar lejos del Sánchez Pizjuán.

La mano de Sánchez Flores ya se nota. Poco a poco va desapareciendo ese equipo frío y con evidente falta de concentración que lo hacía inestable a 90 minutos. El Getafe ahora compite. Es cierto que queda trabajo por hacer y muchos detalles por pulir, pero con Quique en el banquillo no tardará en sacar el máximo jugo de la plantilla.

Un Getafe que, tácticamente, emplea el 4-2-3-1, pero que transforma en 4-4-2 para la fase defensiva juntando a Sammir y Vázquez en punta. La novedad del esquema es la posición que ocupa Diego Castro en el mediocentro. Es una variante de Sánchez Flores encaminada a dominar esa zona del campo. El entrenador madrileño es conocedor de las virtudes de su jugador con balón y las quiere aprovechar situándolo en la base de la jugada. Con Diego en la medular, el Getafe gana en posesión, contemporiza y lleva más la iniciativa en los partidos, máxima irrevocable de cualquier equipo de Sánchez Flores.

El arma más peligrosa del Getafe es su zona de tres cuartos de campo. Jugadores como Sarabia, Pedro León, Sammir o Hinestroza dotan de calidad al ataque madrileño. Cabe destacar especialmente el rendimiento de Sammir. Un jugador habilidoso que cuenta con libertad de movimientos en la mediapunta, es participativo y muy buscado por sus compañeros. Se asocia bien con Sarabia y juntos suelen armar las mejores ocasiones para su equipo.

En definitiva, el Sevilla tendrá que pelear los tres puntos por un equipo que utilizará sus armas para ponérselo difícil a los de Emery. Los visitantes son superiores, pero deberán demostrarlo en el terreno de juego.

Claves

Posible alineación del conjunto local
Posible alineación del conjunto local
  • El Sevilla deberá asumir el peso del partido e intentar hacer que su rival no encuentre el balón. Intensidad y velocidad, sobre todo, en los primeros minutos.
  • Diego Castro no es un centrocampista nato, descuida su espalda y suele ser el principal punto débil de la medular getafense. Quique lo sabe y encarga a Hinestroza la labor de realizar la cobertura en fase defensiva. Trabajar bien su espalda y habilitar espacios entre líneas se antoja clave.
  • El conjunto madrileño busca presionar activamente tras pérdida. Es vital recuperar y hacer bascular bien a los de Quique para provocar su desgaste físico.
  • Al Getafe le falta gol. Necesita un jugador de cifras, una referencia que consiga desatascar partidos turbios y no la tiene. Puede ser un lastre importante conforme pasen los minutos.