Síguenos en

Análisis

Análisis | El rival: Real Madrid

Este miércoles el Sevilla visita el Santiago Bernabéu con la ilusión de poder rascar algún punto en uno de los campos más difíciles del mundo. El equipo de Ancelotti espera sin su principal estrella, Cristiano Ronaldo, pero con la posibilidad de incluir en su sistema una idea de juego que también sabe utilizar: el dominio posicional. Líder de la Liga y con 51 puntos, el Real Madrid se establece como un rival infalible al que será difícil hacer daño.

Carlo Ancelotti tiene el lujo de poder permitirse cualquier lesión o sanción de sus jugadores que en el banquillo encuentra un recambio de garantías. Y es que la baja de Cristiano no supone del todo un problema, pues permitirá ver al Madrid de los centrocampistas. Se verá un equipo menos directo y vertical (tampoco excesivamente) para dar paso a un estilo más posicional y con mayor control del balón. Ese estilo se fundará en un esquema invariable, el 4-3-3, aunque con ligeras variaciones. La principal es que Bale podrá jugar en su banda preferida, la izquierda, donde asumirá los galones de Cristiano, gozará de total libertad de movimientos y tendrá mayor incidencia ofensiva.  El punto fuerte del Real Madrid en esta fase ofensiva es la velocidad que imprime al balón. Lo hace con pocos toques y con mucha precisión. Con un equipo presumiblemente lleno de centrocampistas, serán constantes los cambios de orientación, que obligaran al Sevilla a bascular continuamente y a mantener un alto grado de concentración.

En fase defensiva el Madrid emplea el 4-4-2 con Benzema y Bale juntos en la punta de ataque. Será James quien cierre su posición para ser interior y dotar de equilibrio a la medular. Es difícil ver al Real Madríd romperse, pues tiene pocos puntos débiles, pues su presión tras pérdida y transición ataque-defensa es buena. Defienden en bloque alto lo que hace que se juegue en pocos metros para poder robar lo antes posible.

No se puede destacar a alguien en particular en un equipo plagado de estrellas y grandes jugadores. La virtud de Ancelotti reside especialmente en ese rol individual que ha dotado a cada jugador y que le permite, a su vez, formar parte de un sistema integral donde todos buscan generar espacios y ventajas a sus compañeros. Benzema es fundamental para el Real Madrid. Un jugador sencillo que hace en cada momento lo correcto. Tiene movilidad, visión de juego, facilidad para jugar entre líneas y mucho olfato goleador. Bale es el jugador más frío del equipo, pero el más determinante cuando su equipo lo necesita: velocidad, golpeo y llegada. Kroos es el director de la orquesta, nada fluye si no pasa por sus botas, y cuenta con instrumentos bastante bien afinados, por un lado Isco: magia, descaro y domino; por otro lado James; inteligencia, movimiento y precisión. La lesión de Modric la suple Illarramendi, quizá la única nota malsonante del equipo, aunque no desafina en entrega y kilómetros recorridos. La zaga cuenta con dos puñales como Carvajal y Marcelo en los laterales, uno dando profundidad y el otro participando en la creación del juego. Y del líder indiscutible, Sergio Ramos, poco se puede decir que no se haya comentado ya. Para muchos, el mejor central del mundo. Ya sea Pepe o Varane su pareja, la solidez permanece imutable.

En definitiva, una prueba de fuego para Unai Emery ante un rival muy superior en todos los aspectos. No rinde bien el Sevilla ante grandes equipos y está ante una oportunidad de redimirse ante su afición, de dar la cara, de hacer ver que es capaz de recuperar ese apellido de matagigantes que antaño defendiera con orgullo. Poco que perder y mucho que ganar, sobre todo moral. Una victoria no solo supondría aventajar al Valencia en cuatro puntos, sino que llenaría de ilusión a un equipo que necesita mantenerse constante anímicamente para pelear por la cuarta plaza. Unai tiene la llave.

Claves

un 4-3-3 que sufrirá ligeras variaciones en fase defensiva.

un 4-3-3 que sufrirá ligeras variaciones en fase defensiva.

  • El Madrid solo sufre ante equipos que se repliegan bajo y juntan sus líneas. Emery deberá reforzar bien el centro del campo y sus extremos trabajarán principalmente la faceta defensiva. Es un día para aprovechar la más mínima ocasión que encuentren los hispalenses. Importante, más que nunca, el balón parado.
  • El 4-4-2 es buena idea para tapar el doble pivote del Madrid. Tapar a Kroos es sinónimo de ralentizar al Madrid, pues tanto Khedira como Illarramendi no cuentan con la temporización ni el pase vertical del alemán.
  • Carvajal suele ocupar toda la banda derecha y recibe ayuda de manera intermitente. La espalda del lateral es buena opción para el contragolpe.
  • Los centrales del Madrid suelen defender muy arriba, dejando mucho espacio tras de sí. Veremos un Sevilla que no escatimará en centros largos buscando a un Bacca o a un Iago Aspas realizando constantes movimientos diagonales.
  • Es muy difícil dejar la portería a cero en el Bernabéu y el Sevilla debe contar con ello. Lo principal será trabajar la motivación y la concentración. No bajar los brazos en caso de estar por detrás del marcador y mantener una intensidad constante durante los 90 minutos.

David Ruiz

Periodista, Sevilla. Amante del Deporte en general y del fútbol internacional en particular. Especialista en análisis tácticos. Redactor y productor en Number 1 Sport. Me escuchaste en SFC Radio y ahora puedes hacerlo en @eldesmarqueradio.

Comentarios
Publicidad

Último partido

UEFA Europa League - Jornada 1

Sevilla FC
5 - 1
St Lieja

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 5

Levante UD

Sevilla FC

Estadi Ciutat de València

23/09/2018 · 12:00h

beIN Sports LaLiga

Más en Análisis