Volvimos a ver agresivos (en el buen sentido), dinámicos y con la profundidad perdída en los últimos encuentros a los pupilos de Unai Emery. Se presentó el equipo con unos laterales largos que se veían «obligados» a buscar la línea de fondo por Reyes y Vitolo al meterse estos por dentro y campar a sus anchas para primar el dinamísmo a la hora de atacar. Las permutas de las que hablamos se veían personalizadas en Iborra y Banega. A priori la idea era que el valenciano actuára de Sancho Panza de Krychowiak en el doble pivote y que el ex de Newells se moviera en tres cuartos de cancha. Imprevisiblemente para el Córdoba, los locales desarrollaron un juego de bandas extraordinario que hacía que el ex-levantinista se descolgara hacia zona de mediapuntas, llevando así el peligro al área verdiblanca, rompiendo los esquemas e irrumpiendo con tremenda fuerza.

Reyes aguanta el balón ante la atenta mirada de Fede Cartabia | Foto: Sevilla FC
Reyes aguanta el balón ante la atenta mirada de Fede Cartabia | Foto: Sevilla FC

El Córdoba intentó jugar su partido, aunque ineficazmente al verse superado en todas las fases de juego ante un Sevilla que supo marcar los tempos del encuentro en todo momento. Los visitantes arriesgaron muy poco, y lo poco que arriesgaron fue nulo debido a que su ataque en estático hacía que se autobloquearan ellos mismos. Ghilas se encontraba en una isla, lejos de su medio de alimentación (el centro del campo), decidió entregar todo a su suerte hasta el punto de que únicamente recibió dos pelotas que consiguió ganar en sendas disputas ante Carriço, de las cuales solo una acabó con cierto peligro con un disparo flojo que atajó sin problemas Sergio Rico.

Aleix Vidal, que llevó la mayoría de peligro a las inmediaciones del área rival, se asoció de manera excelsa con Reyes al hacer entre los dos buenas triangulaciones y paredes que terminaron en una ingente cantidad de centro que no siempre iban dirigidos a las zonas adecuadas.

Bacca anduvo peleón, con movimientos bastante acertados y volvió a marcar. Eso sí, no tuvo mucho acierto

Iborra se dispone a rematar el balón de Banega  |  Foto: Sevilla FC
Iborra se dispone a rematar el balón de Banega | Foto: Sevilla FC

de cara a ser receptor de los centros predominantemente venidos desde el costado derecho que ya hemos comentado.

En la segunda mitad, los cordobesistas decidieron arriesgar algo más y se abrieron espacios que hicieron que el argentino Éver Banega se autoerigiese protagonista al hacer un trabajo encomiable. Jugó, hizo jugar a sus compañeros y no dejó jugar al rival. Con el paso de los minutos y la expulsión de Krychowiak, Iborra se fue anclando más al centro del campo, pero aprovechó una maravillosa asistencia del ex-valencianista para poner el 3 a 0 con un certero remate a la red de Juan Carlos.

 Deulofeu pudo aprovechar este envite para revindicarse ante su público en un escenario que se antojaba perfecto, pero este decidió desperdiciar los pasillos interiores que los defensores del equipo de la capital califal le brindaron, hasta el punto de que el público se enfadó y le pitó.

Pizarra sevillista | Gráfico: Sharemytactics
Pizarra sevillista | Gráfico: Sharemytactics