Javier Estrada Fernández fue el encargado de dirigir la contienda en el partido disputado en la tarde de ayer en Los Cármenes en la jornada 32. El catalán, se mostró bastante tranquilo como siempre aunque su excesiva tranquilidad en ocasiones ocasionó algún que otro desquicio por parte de los sevillistas, ya que perdonó en alguna ocasión tarjetas al Granada y que quizás pudo influir de una u otra manera.

Sólo 4 amarillas, 2 por cada bando y es uno de los árbitros que tiene la media más baja de tarjetas de la liga. En el Sevilla – Eibar si enseñó hasta 9 amarillas pero no suele ser habitual un carrusel de amarillas por parte del colegiado. No tuvo jugadas polémicas en las áreas para suerte de él y controló bien todas las jugadas en las que había algo de problemas o conflictos. Tanto él como sus asistentes completaron un gran encuentro y la única pega de las amarillas perdonadas al club nazarí, es el único handicap negativo respecto a él.

Así que, tras un correcto arbitraje la nota final para Estrada Fernández es de un 8,5.