El Sevilla FC recibe este sábado al líder de la Liga BBVA, el FC Barcelona. Con una racha de cinco victorias consecutivas el equipo de Emery afronta en plena disposición uno de los partidos más esperados de nuestra competición. Los de Luis Enrique, líderes con 74 puntos, saben que una victoria en el Sánchez Pizjuán significa superar un escollo clave en la consecución del título liguero.

Luis Enrique es el principal culpable de la transformación del FC Barcelona. El entrenador asturiano ha trasladado el foco del otrora imbatible centro del campo azulgrana a la delantera. Una delantera brillante formada por tres jugadores imparables: Neymar, Suárez y Messi.

El Barça ahora es un equipo más veloz, prefiere las transiciones y el juego directo para que sus tres estrellas puedan brillar por encima del resto. Y le funciona a la perfección. Si bien es cierto que dependen en demasía del estado individual de sus delanteros, éstos alcanzan actualmente un estado físico y mental suficiente para destrozar cualquier defensa rival.

El sistema es un inamovible 4-3-3 en el que lo que más varía, sorprendentemente, es su centro del campo. Busquets sigue siendo la base y eje del equipo. Sostiene, recupera y distribuye. Está ayudado por dos interiores con una función centrada más en el apoyo para habilitar a los delanteros que en ser determinante en faceta ofensiva. Rakitic, Rafinha, Iniesta o Xavi alternan titularidad con el fin de realizar mecanismos que proporcionen ventajas a sus delanteros. Su excelente trato de balón e inteligencia táctica les permite efectuar eficazmente dicha tarea. Se achaca que quedan relegados a un segundo plano, algo que por sus cualidades técnicas los convierte en jugadores desaprovechados, pero lo cierto es que con esta nueva función, los centrocampistas del FC Barcelona, antaño protagonistas principales, hoy son unos imprescindibles actores secundarios.

A pesar de esa preferencia por el juego vertiginoso, el Barça no descuida la posesión. Sigue siendo uno de los equipos que mejor la mantiene. Tener a jugadores del calibre de los antes mencionados te lo permite. Sin embargo, es más fácil disputarle la posesión a un equipo que, en ocasiones, prefiere ceder la pelota para, tras pérdida rival y robo, activar sus contragolpes.

En la parcela defensiva el conjunto culé se ha mostrado irregular. Altibajos de sus centrales y rachas participativas de sus laterales han dado tramos de mayor y menor solidez defensiva. Actualmente, con un Piqué descomunal, el Barça se mantiene ordenado y seguro. El catalán es el líder de la zaga y mejora a Mathieu en el centro de la misma. Jordi Alba y Alves tienen una proyección claramente ofensiva, el brasileño llega a jugar incluso de interior para activar la salida lateral del equipo y servir de apoyo a Messi en el costado derecho, donde resulta letal.

Precisamente ahí reside una de las labores más importantes de Luis Enrique: recuperar al mejor Leo Messi. Un Messi que cuenta con un rol diferente al del año pasado: driblador, protagonista y determinante. Ha rejuvenecido futbolísticamente y está demostrando por qué es el mejor del planeta. Su posición de partida se encuentra en banda derecha, desde donde recibe para encarar, superar rivales, dividir líneas y filtrar pases al lado débil de la jugada. Aún así, cuenta con total libertad para aparecer en cualquier zona del campo e incluso centrar su posición en la media punta. Con Messi en buen estado mental, poco se puede hacer.

En definitiva, un auténtico partidazo que los de Emery afrontarán con la mayor ilusión posible y con una racha de victorias que moralmente los fortalece. El Sevilla no ha perdido en su feudo, es un auténtico fortín y con su hinchada llevándolos por volandas se buscará seguir manteniéndolo. Sería un auténtico golpe en la mesa. La Champions League está más cerca que nunca.

 Claves

Posible alineación de Luis Enrique
Posible alineación de Luis Enrique
  • La vuelta de Banega al once permitirá al Sevilla disputar la posesión del balón. La tendrá en varios tramos del encuentro, pues el Barça tampoco se siente incomodado. Una batalla táctica que Emery tendrá muy en cuenta.
  • Los rivales intentan defender al Barça creando un embudo en la zona central y habilitando los costados. El Barça suele sufrir así, pero permite que Messi pueda ocupar la zona donde es más desequilibrante. Si tiene su día…
  • Está mejorando sustancialmente el Barça a balón parado. Luis Enrique ha mejorado esta faceta y suele darle bastantes puntos. Ojo a los bloqueos, aclarados y desmarques al primer palo en los córners.
  • La labor de Iborra entre líneas será de nuevo fundamental, aunque contará con las anticipaciones de un hueso duro en el juego aéreo como Piqué. La forma actual de atacar de este Sevilla puede hacer daño al FC Barcelona, sobre todo si los de Nervión salen victoriosos en las segundas jugadas.