Síguenos en

Análisis

Análisis Táctico | Sevilla FC 2 – 0 Athletic Club

El Sevilla de Unai Emery llega a uno de los tramos más decisivos de la temporada en el mejor momento, al haber asimilado a la perfección los automatismos requeridos por un técnico que hace que su equipo se sienta ordenado en el desorden y que ha compuesto un engranaje que cambia su funcionamiento dependiendo de lo que requiere el rival que tenga enfrente. En este envite le bastó exclusivamente con aumentar el ritmo más de lo normal al principio del mismo para acabar con las posibilidades de un Athletic que llegaba en racha al Pizjuán.

Iborra y Krychowiak saltan con Aduriz en la pugna por un balón aéreo | Foto: AS

Iborra y Krychowiak saltan con Aduriz en la pugna por un balón aéreo | Foto: AS

El  conjunto local hizo lo que tenía que hacer: tener el control del juego y hacer que el balón en largo no se convirtiese en una monotonía táctica para aprovechar las carreras de Aleix. Al fin y al cabo compostura y saber estar fueron las claves para poder ganar con relativa tranquilidad un encuentro que se antojaba decisivo en la lucha por la zona de UEFA Champions League.

Una vez acomodados en el partido tras el segundo gol sevillista, volvimos a asistir a esa metamorfósis a la que estamos acostumbrados, cerrando así espacios al jugar más juntos y esperar para sentenciar al contraataque, cosa que no fue necesaria puesto que valió la renta de dos goles que se tenía, para terminar el encuentro de manera tranquila.

El éxito de la zaga blanquirroja estuvo en el día de ayer en el hecho de no dar al rival en ningún momento espacios a su espalda y también en que Iborra se acercó más a la zona de destrucción (más cerca de Krychowiak) para acabar con el juego para Aduriz. A ese oficio defensivo de Iborra y Krychowiak añadimos el de Banega, cosa que hizo que el único (aunque poco) peligro que crearan los vascos fuera al generar espacios a la espalda de Tremoulinas.

En la idea de pasar al contraataque observamos como en la segunda mitad, los laterales disminuyeron su actividad ofensiva, además de la situación ya permanente de Iborra junto al polaco Krychowiak, función que, de alguna forma, terminaría desempeñando un sobresaliente Carriço que dejó el puesto de central a Fernando Navarro.

Hablamos de muchos automatismos, pero el clave ha sido el de acostumbrar a sus jugadores a jugar según

De Marcos desborda a Carriço cuando este ocupaba el centro del campo | Foto: Grupo Joly

De Marcos desborda a Carriço cuando este ocupaba el centro del campo | Foto: Grupo Joly

las circunstancias que se les presente. Al comienzo del encuentro se buscó hacer un juego mixto (no se abusa ni de la elaboración ni del juego directo) al sacar el balón con criterio, hacer que subieran los laterales, y estos empujaran a los extremos hacia el interior para encontrar así la espalda de la zaga bilbaína de mejor forma. En este juego de fichas sevillistas, Laporte e Iraizoz hicieron que los nervionenses se encontraran con sumas facilidades para cumplir sus objetivos mediante la elaboración de ese juego mixto antes nombrado.

Banega al encontrar los espacios, Bacca al tener el gatillo de su escopeta siempre preparado y Aleix Vidal al percutir por banda derecha, fueron los encargados de hacer daño a los de Ernesto Valverde.

El contragolpe, con el marcador a favor, no influyó en el resultado. La entrada de jugadores rápidos como Gameiro o Denis apuntaba a una mejora en este aspecto, pero tampoco dio muchos más frutos que los que hubo antes de sus respectivas entradas al terreno de juego.

Pizarra sevillista

Pizarra sevillista

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 15

Valencia CF
1 - 1
Sevilla FC

Próximo partido

UEFA Europa League - Jornada 6

Sevilla FC

Krasnodar

Ramón Sánchez-Pizjuán

13/12/2018 · 18:55h

Movistar+ Liga de Campeones

Más en Análisis