Martin Atkinson fue el encargado de dirigir la final de la Europa League disputada en la noche de ayer en la capital polaca, Varsovia. El británico, como explicamos en la previa, es su último partido al más alto nivel europeo, ya que por edad, UEFA obliga a dar paso a la nueva camada de árbitros de rango inferior.

Por su experiencia era el idóneo para controlar ambos equipos aunque si es cierto que salvo errores puntuales como el perdonar alguna que otra cartulina al conjunto ucraniano y que quizás, pudo ocasionar en alguna expulsión, pero es difícil ver una cosa así en una final europea.

Acertó en la jugada de Reyes en el área ucraniana y alguna que otra jugada dudosa pero que apenas se reclamó nada por parte sevillista.

Minuto 5: Reyes es trabado en el área por un defensor y el utrerano cae al suelo. En principio parece claro el derribo, pero en la repetición se aprecia que es un contacto leve y no es para penalti. Acertó.

Momento en el que Rotan contacta con Reyes | Foto: GolT
Momento en el que Rotan contacta con Reyes | Foto: GolT

En definitiva, un buen arbitraje acorde a la final disputada aunque es cierto que pudo ser más duro en ocasiones con la defensa ucraniana. La nota final para el colegiado es de un 8,5.