Iñaki Bikandi Garrido era el encargado de dirigir el último encuentro de la temporada en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Almeria. El vasco, debutante en la categoría, ya ha arbitrado al Sevilla este año en 2 ocasiones. Después de su error en Vallecas donde perjudicó claramente al Rayo Vallecano y fue castigado con 3 semanas sin arbitrar y este era su vuelta tras su ‘castigo’.

Apenas tuvo trabajo en las áreas y la única jugada complicada del partido fue la tarjeta roja a Trujillo por ocasión manifiesta de gol al agarrar ostensiblemente a Gameiro en una jugada complicada y que decidió su asistente ya que en primera instancia no lo vio el colegiado principal.

Minuto 74: Trujillo agarra claramente a Gameiro cuando este intentaba controlar la pelota tras un balonazo de la defensa sevillista. El árbitro le expulsa aunque igualmente hubiese valido una amarilla por no tener el balón controlado.

ee

 

En definitiva, un arbitraje normal sin muchas complicaciones que sacó bien su partido pero que debe de madurar y espabilar en muchas fases del encuentro dejando más la ley de la ventaja y advertir menos para aplicar más. La nota final para el árbitro vasco es de un 6.