En este juego, por muy buen sistema defensivo que dispongas, si tu rival es capaz de hacerte bascular con buenísimos cambios de banda en clave de pases desde 50 metros, lo normal es que te destrocen todo lo planificado. Esto ocurrió en este encuentro, al aprovechar el Real Madrid mucho más inteligentemente los espacios interiores para progresar hacia el arco rival.

El conjunto que dirige Carlo Ancelotti tuvo facilidades propias para elaborar ese juego debido a que tiene jugadores que no solo son “atletas”, sino que también son capaces de poner balones al pie de su compañero desde distancias considerables. Los hispalenses se centraron en tapar cualquier fuga de contraataque madridista, pero, con dos laterales que hicieron aguas defensivamente, descuidaron las bandas, principal vía para obtener goles. Es triste, al fin y al cabo, que, tras un tremendo esfuerzo, el Sevilla se fuera de vacío de este envite en el que llegó a ser, en gran parte del partido, mejor que el conjunto capitalino.

Bacca celebra su tanto de penalti ante la impotencia de Casillas | Foto: As
Bacca celebra su tanto de penalti ante la impotencia de Casillas | Foto: As

Sergio Rico, como se vio en Mönchengladbach, en los partidos importantes no transmite confianza alguna a su zaga, llevando así a que, en este caso, los centrales reculaban a la par que todo el sistema defensivo se rompía por los costados, con dos hombres dispuestos más para atacar que para defender como son Diogo y Tremoulinas. Quizás, ante el objetivo de Emery de tener el balón, hubiera sido más correcto encontrar el equilibrio defensa-ataque con Coke y Fernando Navarro por los costados.

Con la imposición de Mbia en ese doble pivote, el de Hondarribia pretendía dar empuje, fuerza y ese paso adelante que necesita su equipo para ejecutar las translaciones de manera exitosa, pero nadie se esperaba que los costados hicieran agua y que Krychowiak estuviera tanto tiempo atendido fuera del terreno de juego. Las jugadas de los goles visitantes fueron prácticamente calcadas pero realizadas en costados diferentes, al completar los madrileños dos cambios de banda que terminaron en centros a rematar por un Cristiano Ronaldo que, ante la cesión de espacios sevillista, aprovechó para llevarse el balón a su casa.

En ámbito ofensivo, fue un acierto unir, una vez más, a Reyes y a Banega, convirtiéndose en una pareja que

Iborra celebra su gol | Foto: As
Iborra celebra su gol | Foto: As

volvió loca al Madrid en una zona en la que Unai, en otra de sus visiones futuristas, sabía que Carletto iba a colocar a Ramos para contrarrestar una supuesta titularidad de Vicente Iborra. El balón estuvo en control sevillista en todo momento en esa zona, pero faltó la ejecución de un buen último pase en un momento de precipitación total sevillista, que cogía, en una buena y coordinada estrategia del Real Madrid, a Bacca en fuera de juego. Posteriormente, con el cambio de Denis por Diogo, el Sevilla se reencontró con un incomensurable Aleix que, ocupando toda la banda, cubrió el puesto de carrilero (extremadamente) de ida y vuelta.

Resultado final tremendamente injusto en un encuentro en el que los sevillistas merecieron llevarse mucho más. A pesar del resultado, muy buenas sensaciones de cara a otra mágica semifinal de UEFA Europa League en el Ramón Sánchez Pizjuán.

VAMOS MI SEVILLA, VAMOS CAMPEÓN…

Pizarra táctica sevillista | Gráfico: Sharemytactics
Pizarra táctica sevillista | Gráfico: Sharemytactics