Michael Krohn-Dehli es nuevo jugador del Sevilla FC para las próximas dos campañas. El danés, procedente del Celta, ha sido un fijo para los anteriores entrenadores jugando tanto en la posición de mediapunta como de centrocampista de la mano de Berizzo. Llegó a España en 2012 consolidándose en el equipo gallego temporada tras temporada. El Sevilla, en una magnífica operación, ha conseguido hacerse con uno de los jugadores mas golosos de la competición y a coste cero.

Krohn-Dehli es un extremo reconvertido. Reconvertido a mediapunta y, posteriormente, a centrocampista. En la Euro 2012 se dio a conocer en Europa gracias a un fantástico juego entre líneas destacando como uno de los mediapuntas a seguir del torneo.  El danés mostraba técnica, habilidad y último pase en esa zona, sin embargo, se mostraba intermitente. No destacaba continuamente. Necesitaba tener mucho balón para que su equipo lo notara. Luis Enrique se dio cuenta de ello y ya comenzó a utilizar a Michael en posiciones donde pudiera estar en todos lados. Porque es lo que buscaba el danés: la omnipresencia.

Con Berizzo ha llegado su periodo de madurez y, casualmente, en una nueva posición definida como mediocentro de creación. Antes tanto Paco Herrera como el propio Luis Enrique ya vislumbraron las capacidades técnicas del jugador, pero fue el entrenador argentino quien vio que su mejor jugador necesitaba brillar para que su equipo lo hiciera y, por ello, le dio la capacidad de mando. Krohn-Dehli ha sido el director del Celta, el nexo de unión entre la zaga y la delantera celeste, el principal lanzador de contragolpes y la pausa necesaria para armar ataques posicionales.

Su buena salida de balón y lectura de los ataques lo convierte en un jugador básico en las cuatro fases del juego. Está en continuo movimiento, buscando apoyos, desmarques y pases al espacio. Puede aparecer en cualquier zona del campo, ya sea de interior derecho (desde donde solía partir en el Celta), como iniciador de jugada entre los centrales o detrás del mismo delantero, ya sea a izquierda o derecha. Omnipresente.

La pausa lo define. No se precipita nunca, siempre elige bien el pase y está en constante apoyo para su compañero. Toca rápido y bien dando fluidez en cualquier zona del campo. Un excelente pasador que tiene la tranquilidad necesaria para encontrar espacios donde no los hay. Y vaya si los encuentra.

Por si fuera poco, sin balón no se queda atrás, literalmente. El danés es voluntarioso y no le importa correr detrás del poseedor del esférico. Siempre busca la recuperación y no se le ve nunca desistir en su intento. Un jugador completo y necesario en cualquier equipo. Su edad, comprobando las estadísticas de la temporada, no parece un problema. A sus 32 años Krohn-Dehli ha sido el jugador que más balones de la Liga recuperó (33) y más kilómetros recorrió (248). Datos que evidencian el buen estado físico que mantiene el jugador.

Está por ver el papel que asumirá en el Sevilla. En principio es el recambio ideal de Banega, lo que no impedirá verlos jugar juntos. La posible marcha de M´bia permitiría su incursión en el once, acompañado de Krychowiak y por detrás de Ever Banega. Si el entrenador continúa siendo Emery no es de extrañar que se invente un rol especial para el danés.