Mariano Ferreira llega a Sevilla para disputar un puesto en el lateral derecho. La marcha de Diogo al Genoa dejó una vacante en una posición que el conjunto sevillista necesitaba reforzar y el brasileño ha sido el elegido. Quizá no fue la primera opción de Monchi, pero tampoco fueron primeras opciones Kanouté o Keita y todos sabemos el rendmiento que ofrecieron por Nervión.

Mariano es un lateral de recorrido que puede jugar tanto en defensa de cuatro como en defensa de cinco de carrilero. A pesar de ser brasileño, sus condiciones como jugador distan mucho de las típicas cualidades sudamericanas, pues Mariano Ferreira no es un jugador de desborde, agresividad y anarquía. Mariano más bien es un jugador táctico, ordenado y convencional en sus acciones como lateral.

El punto fuerte del nuevo lateral sevillista se encuentra en la parcela ofensiva. Mariano es un lateral que se prodiga mucho en ataque, mide bien sus subidas y llega hasta línea de fondo, sin embargo, también es capaz de ofrecer un buen desplazamiento en largo y centro lateral. A menudo el ex del Girondins opta por pases al espacio a la espalda de los laterales y centrales para continuar la progresión de la jugada. De esta manera se podría decir que es un jugador vertical que da profundidad y amplitud desde sus centros y desplazamientos al espacio.

El punto débil se encuentra en la fase defensiva. Al igual que el ex sevillista Diogo, sufre a la hora de regresar de acciones ofensivas, lo que provoca que se generen muchos espacios a su espalda. No es un jugador agresivo y no opta por encimar su marca, a veces deja espacio a su marcador lo que provoca líneas de pase que pueden ser aprovechadas por desmarques de los delanteros rivales. Aún así, en un equipo como el Sevilla y a las órdenes de Unai Emery, sabrá corregir esos detalles de marca que lastran su juego y mejorará en el posicionamiento y achique a su marcador.

Mariano disputó la pasada campaña 35 partidos en el Girondins de Willy Sagnol en los que consiguió marcar un gol y dar tres asistencias. La Liga española suele ser una liga propicia para los jugadores brasileños, una liga en la que pueden desarrollar su fútbol y potenciar sus virtudes. Las de Mariano se encuentran en su desplazamiento y verticalidad, algo que puede dar aún mayor dinamismo al juego ofensivo sevillista.