La plantilla sevillista de la próxima temporada cada vez queda más definida. Esta vez ha sido la puerta de salida la que se ha abierto para la marcha del lateral portugués Diogo Figueiras. El movimiento desatasca así la puerta de entrada a otro jugador para la posición de lateral derecho, una de las que estaban pendientes de reforzar según confirmó el director deportivo Ramón Rodríguez Verdejo ‘»Monchi» en rueda de prensa.

El lateral que llegó procedente del Paços de Ferreira en el verano de 2013 por un millón de euros y que ha militado dos temporadas en el equipo, consiguiendo los dos títulos de la UEFA Europa League, se marcha al equipo genovés en una cesión de una temporada en la que el club italiano se guardará una opción de compra para ejercer el próximo verano. En las dos temporadas que vistió la zamarra sevillista el portugués consiguió anotar 3 goles y dar 9 asistencias, aunque nunca fue un fijo en los planes de Unai Emery que llegó a probarlo de extremo. Alternó puesto con Coke e incluso en la última fase de la pasada temporada, con Aleix Vidal, acabando por detrás en la lucha por la titularidad.

Desde la secretaria técnica ya se trabaja en buscar un sustituto y según la prensa sevillana, uno de los mejores posicionados para recalar en el equipo de Nervión sería el chileno Mauricio Isla, reciente campeón de la Copa América con su selección.