Alejandro Hernández Hernández fue el encargado de dirigir el encuentro de ayer en el Ramón Sánchez-Pizjuán y que se saldó con la primera victoria sevillista de la temporada. El canario, de 32 años mostró una gran entereza durante todo el encuentro y es uno de los árbitros más prometedores del arbitraje nacional.

Mostró 5 amarillas, 4 por parte rayista y 1 por parte sevillista, expulsando por doble amonestación a Amaya por una falta clara al francés Gameiro. No tuvo jugadas complicadas de área y llevó el partido por los derroteros que le convenían al trencilla en todo momento, controlando todas las situaciones embarazosas.

En definitiva, un árbitro de nivel que va creciendo progresivamente en el fútbol español y europeo, ya que fue nombrado el año pasado árbitro ‘UEFA’. La nota final para el canario es de un 9.