El defensa portugués Daniel Carriço tuvo que ser sustituido en el partido frente al Atlético de Madrid tras sufrir molestias por un tiro lejano. Finalmente, tras realizar las pruebas pertinentes, los servicios médicos del club han confirmado que el portugués estará un periodo estimado de ocho semanas de baja por una rotura parcial del tendón del músculo semitendinoso.

La baja de Carriço rompe los planes de Emery, ya que el luso siempre ha sido un fijo en el equipo sevillista. Ya se perdió el inicio liguero y la Supercopa de Europa y ahora se perderá varios choques importantes de Liga de Campeones y de Liga BBVA. Es por ello, por lo que ayer se confirmó la llegada de otro central, Marco Andreolli, para que pueda suplir las posibles bajas en defensa.