Síguenos en

Artículos de opinión

Opinión | ¡Cómo dueles, Sevilla!

El derrumbe no llegó en el pitido final, no. Llegó con el segundo gol. Tras ver como el jugador canario remataba a placer con una defensa apoderada por el Dios Morfeo o quién sabe qué pasó, pero fue el segundo gol el que me derrumbó y quizás a ti también. Ya podías haber tenido el mejor día de tu vida, ya podías haber ganado alguna lotería que ayer cualquiera que fuera sevillista se acostaría jodido.

Jodido por no saber qué ha pasado. Se han ido jugadores, se han lesionado o comido cosas innecesarias otros cuantos, pero no es motivo para excusarse en el juego del equipo. Si es que se le puede llamar a eso juego, claro. En las cabezas del sevillismo retumban preguntas sin respuestas: ¿cómo es posible que un equipo de ensueño, que nunca hubieramos imaginado tener hace unos años, sea colista sin haber ganado un partido tras haber jugado con Málaga, Atlético, Levante, Celta o Las Palmas? ¿cómo es posible que un equipo que hasta hace unos meses no había regalado ni una victoria en su campo lleve regaladas las dos disputadas? ¿cómo es posible que un equipo que hace un mes perdiendo 4-1 en la segunda parte llegaba a la prórroga con todo un Barcelona en una supercopa europea no sea capaz de remontarle a un equipo recién ascendido?

Muchas preguntas. Pocas ganas de dormir. Intentas evadirte, pensar que todo cambiará. Pero luego piensas que eso ya lo pensaste contra el Celta, y antes con el Levante, y mucho antes con el Atlético, y antes con el Málaga, y antes con la goleada en Roma… y vuelves a derrumbarte.

Te duermes pensando en qué estamos fallando, como si tú pudieras encontrar la solución a este rompecabezas sin sentido. Seguramente la clave la tenga el mismo que no consigue dar con ella. Es el que ya dio con la clave hace dos años en esta misma situación, el mismo que hace un año nos hacía volver a creer en el liderato y que hoy nos hace maldecir el fútbol una vez más rondando la pregunta que nadie quiere hacerse: ¿y si este año pasa?. No es descabellado ni mucho menos pensarlo. Y sino que se lo pregunten a los del submarino amarillo lo que les pasó hace tres años.

Iborra ayudando a su compañero Sergio Rico tras el segundo gol | Foto: AS.com

Iborra ayudando a su compañero Sergio Rico tras el segundo gol | Foto: AS.com

Y de pronto, cuando estás inmerso en un mar de preguntas y dudas, de negativismo infinito y de pesadillas futbolísticas caes en una cosa: el sábado vuelve a haber partido. Y hoy ya es jueves. Con lo cual, solo quedan dos días para volver a ver a tu equipo jugar y volver a pensar que esto ha sido un error, una broma de mal gusto que ya ha acabado y que se estaban quedado con nosotros. El sábado acabará esta broma y a partir de ahí, todo será maravilloso y cuando estemos ganando el título respectivo de Mayo te acordarás de esta broma macabra que no te dejaba dormir.

Porque -te preguntas- seguro que eso es lo que pasará a partir del sábado, ¿no? Ea, ya se te ha quitado la cara de tonto que llevabas al trabajo y cuentas los milisegundos que quedan para pisar ese estadio que desde que se ha renovado y ahora es un estadio top, no se está viendo el espectáculo que deseas. Pero sabes que detrás de esa pintura está ese estadio que tantos sueños has vivido y has llorado de emoción. Pues aplícate esta metáfora al equipo porque es la única forma de no acabar tocado como el próximo sábado se vuelva a contar un partido por derrota.

Ay, ¡cómo dueles, Sevilla!

Samuel Guerra

Fundador y administrador de Nervioneo.com. Marketing Online en EUSA Centro Universitario. Administrador web de PlaySFC.com y creador de @SFCVideo. Socio y amante del Sevilla FC.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 16

Sevilla FC

Levante UD

Ramón Sánchez-Pizjuán

15/12/2017 · 21:00h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 15

Real Madrid
5 - 0
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Artículos de opinión