Tras dos temporadas exitosas con una dupla atacante con Bacca y Gameiro como protagonistas, este pasado verano llegó Ciro Immobile para suplir la vacante del colombiano por su marcha al A.C. Milán. El delantero italiano no consiguió en Dortmund llegar a ser ese pichichi que deleitó a los aficionados de la Serie A, pero Monchi confió en que en Sevilla pudiera recuperar su nivel. Por ello, el de San Fernando apostó por él, en una operación un tanto compleja.

Su llegada a Sevilla se produjo como una cesión con opción de compra obligatoria de 12 millones de euros aproximadamente, pero como ha informado ABC, esa opción de compra depende de la participación de Immobile en un determinado número de partidos. Sin embargo, el número mínimo de partidos no es muy elevado, por lo que a sabiendas de la gran cantidad de partidos que se disputarán en las tres competiciones durante el año, es más que probable que el ariete italiano esté más de una temporada en Sevilla.

Por ahora, Ciro Immobile no ha llegado a encontrar su sitio, y él mismo ha reconocido que poco a poco irá entonándose tras una temporada en Alemania en la que ha jugado poco. No ha llegado a salir de inicio en ningún encuentro, pero ha disputado minutos en cuatro de los cinco partidos oficiales disputados, exceptuando el encuentro frente al Atlético de Madrid donde no fue convocado.