Carlos Velasco Carballo fue el encargado de dirigir el difícil partido que se disputó ayer en el Sánchez-Pizjuán. El madrileño, contrastado como uno de los mejores árbitros del mundo por la FIFA y sus continuas designaciones en partidos importantes, demostró ayer una vez más porqué lo es. Y es que no le tembló el pulso para expulsar a 2 jugadores valencianistas, e incluso perdonar alguna que otra tarjeta a un desdibujado equipo que cometió innumerables faltas.

Mostró 9 amarillas y 2 rojas por doble amonestación, siendo 6 de ellas para el Valencia y 3 para el Sevilla, aunque si es cierto que pudo haberse llevado un par de ellas más el conjunto ché. Las dos expulsiones no muestran ninguna duda y fue valiente al expulsar a Cancelo ya que era aún el minuto 35, y no todos los árbitros tienen la valentía de hacerlo.

Minuto 35: Cancelo abre sus manos de forma temeraria y golpea en la cara a Escudero. Amarilla, y como ya tenía una, expulsión.

Minuto 78: Javi Fuego llega bastante tarde a la acción con Krychowiak y arrastra al polaco en su lucha por el balón. Segunda amonestación y expulsión.

En definitiva, un arbitraje de calidad y sin cortarse un pelo a la hora de enseñar cartulinas para un experto árbitro que denota sus años en el primer nivel. La nota para el colegiado madrileño es de un 9,5.