El Sevilla queda eliminado de la Champions League tras caer en Alemania por 4-2 frente al Borussia en un intento por querer y no poder. Las opciones para recaer en la Europa League pasan por ganarle a la Juve en Nervión en la última jornada y que el Borussia no gane en Manchester. El entrenador Unai Emery ha comparecido en rueda de prensa al término del partido y no ha tapado su desilusión: «Se termina la Champions, con la ilusión que teníamos la exigencia de este grupo ha estado por encima nuestro. Para el segundo objetivo nos quedamos a expensas de la última jornada con la ventaja para el Borussia, así que nos la jugaremos en nuestro estadio para mantener esa ilusión de enganchar con el segundo objetivo. El equipo ha querido ganar, ha tenido fases bonitas de fútbol pero mucho desacierto, o bien en el último pase o en la finalización, y ellos, con menos llegadas, han tenido más acierto y han sido más determinantes. Tenemos que mejorar situaciones defensivas. No puede ser que lo que podamos hacer hacia arriba nos genere debilidad atrás. Hemos buscado ganar, hemos hecho un partido valiente pero el resultado nos aleja del objetivo. Podía haber sido otro final con más acierto. Hemos generado más en ataque que los problemas defensivos que hemos tenido pero necesitamos finalización. Hay que mejorar en defensa jugando así o jugando más replegado. Quiero generar ocasiones pero no sufrir en defensa así, es una realidad».

El técnico vasco ha querido destacar que aún no está todo perdido para seguir en Europa esta temporada: «No hemos llegado a las expectativas. Tenemos que generar otra vez ilusión entrando en Europa League y volver a la Champions a través de la Liga. Lucharemos por estar en Europa esta temporada. Es un vestuario maduro y responsable, una vez ocurrido hay que levantarse y buscar objetivos con trabajo, eso es parte de todos, hay cosas que hacemos bien, la casta y el orgullo de mantener el average a favor, el hecho de generar ocasiones, porque ya entrarán, y la participación de Llorente, tiene que darnos cosas para mejorar. Ese es nuestro camino, volver a ilusionarnos en un día que nos hemos llevado una desilusión tremenda por dejar esta competición». Por su parte, se ha quitado culpabilidad de encima aunque mantiene su responsabilidad: «Queda mucha competición, cuando llegué hace cuatro años me puse el objetivo de Champions, cuando llegas a jugarla sabes que las dificultades son mayores, no tengo la sensación de haberme equivocado, esto era previsible en este grupo, y el objetivo es volver, vamos a trabajar por ello. Las bases del club son importantes y sólidas, esté yo o no. Estamos contentos con lo que hemos hecho en este club incluso en estos momentos para seguir mañana buscando más objetivos. No tengo decepción con los jugadores, es un grupo que trabaja por mejorar, que tiene implicación, si no la tuvieran no estarían. Hay que trabajar en una mentalidad más fuerte pero eso llega a base de partidos y vivir situaciones, es un proceso, no pasa de un día a otro, a algunos les cuesta más».