El Sevilla decepciona en el Villamarín y no consigue meterle mano a un Betis agresivo aunque con menos calidad. El entrenador Unai Emery ha comparecido en rueda de prensa al término del partido y ha reconocido el brusco partido que se ha desarrollado: La presión del Betis ha sido muy agresiva. Pero en el momento que éramos capaces de salir de esa línea nos sentíamos mejor. Pocas veces conseguimos llevar eso a nuestro terreno. Y cuando lo hicimos tuvimos dos ocasiones. A partir de ahí hubo una tensión importante. Queríamos alejarnos y ha habido momentos que no lo hemos hecho. No ha sido brillante como me hubiese gustado. Necesitábamos ser más sobrios. Sumamos en el sentido de no recibir goles y sumamos un punto si bien queríamos los tres”.

Por su parte, Emery ha destacado la falta de continuidad en el juego de su equipo: “En el aspecto defensivo hemos estado bien y en el ofensivo intentamos controlar más el juego. Queríamos escaparnos de esa agresividad, alejarnos de todo ello… No hemos tenido continuidad. Tratamos de darle empuje. Habiendo hecho lo suficiente para ganar no lo hemos hecho. Metiemos a Llorente para ver si podíamos sacar algún balón por alto, pero nada…». Finalmente, ha hablado sobre su discusión con Roberto Ríos: “Cada uno protestó por sus intereses. No quería que lo expulsasen. Le tengo mucho respeto».