Alberto Undiano Mallenco fue el encargado de dirigir el primer encuentro de 2016 del Sevilla FC y como viene acostumbrando al navarro la gran mayoría de veces, volvió a perjudicar al conjunto sevillista con falta de dureza con los granadinos y de disciplina.

Expulsó a Rami por doble amonestación en una jugada en la que no ocurrió más que un choque y sin embargo, perdonó en varias ocasiones tarjetas, en especial a Rubén Pérez y Mainz, que cometieron faltas a su antojo sin ver ninguno la amarilla, en concreto el central que llegó a fingir varias veces choques con Llorente en los que él era el que golpeaba al delantero riojano.

Minuto 51: Banega da un pase vertical hacía Mariano que se encuentra en fuera de juego y este acaba en gol de Gameiro. Bien el asistente ahí.

Minuto 86: Adil Rami golpea con sus manos de forma leve en la espalda de Rubén Pérez y este exagera la caída simulando un golpe en la zona baja de la espalda. El árbitro cae en el error y expulsa al francés. Gran error.

En definitiva, un error en la expulsión de Ramí que no condicionó el resultado si que molestó a muchos jugadores y en demasía a Emery, que se quejó de la falta de rigor a la hora de castigar las numerosas perdidas de tiempo de los jugadores nazaríes. La nota final para el trencilla es de un 6.