Dura prueba de fuego la que tiene Unai Emery este domingo en el Calderón. Así lo ha explicado el técnico vasco en rueda de prensa, consciente de que los números y la estadística no hablan a su favor. Nunca ha vencido a Simeone, ni con el Sevilla ni con el Valencia, además, Simeone no conoce la derrota ante el Sevilla desde que ocupa los banquillos colchoneros desde 2011. Los blanquirrojos buscarán su primera victoria a domicilio en el campo del líder que, con 47 puntos, es claro candidato a pelear por el título de Liga.

El Cholo Simeone es el líder indiscutible de un Atlético de Madrid que no parece bajar su rendimiento con el paso de las temporadas. Siempre consigue rodearse de buenos jugadores y éstos le responden a la perfección. Hombres solidarios, sacrificados y de una calidad técnica inusitada para llevar al conjunto colchonero a pelear todas las competiciones. Con jugadores como Griezmann, Koke, Godín y Oblak cuenta con mínimo un hombre por línea con la capacidad suficiente para decidir encuentros.

El Atlético de Madrid ha demostrado ser uno de los equipos que mejor trabaja el sistema defensivo. Jugadores comprometidos, que actúan como bloque en sincronía perfecta a las órdenes de su entrenador y que no bajan los brazos en ningún momento. Resulta difícil competir contra el Altleti si no se iguala en intensidad el partido. Y es que los colchoneros basan su juego en un descomunal despliegue físico y táctico que saca partido de las pérdidas de su rival.

El esquema habitual del Cholo es un 4-4-2 que ha sufrido variaciones en los últimos encuentros. Y es que el entrenador argentino está intentando conseguir el mejor resultado posible de los suyos incluyendo a hombres como Vietto en el once, que se encuentra en buen estado de forma. Su esquema varía hacia el 4-2-3-1 o incluso el 4-3-3 dependiendo del rival y las circunstancias del encuentro . Lo más importante en el equipo colchonero es que cada jugador tiene una tarea específica para atacar y una común para defender, siendo su arma más poderosa la transición ofensiva. Con velocistas como Griezmann, Carrasco o Vietto para ganar en profundidad y lanzadores como Koke, el Atlético resulta letal cuando llega a encontrar espacios.

Es en su faceta defensiva donde el conjunto del Cholo destaca por encima de los demás. La presión la inician los delanteros, evitando que el rival salga con balón y se vea obligado al juego directo, donde se encuentran cómodos y responden bastante bien. El centro del campo aúna trabajo con inteligencia táctica, pues no cesan en ayudas laterales y coberturas a sus compañeros. Y es que el Atlético te obliga a jugar veloz y con precisión para poder generar alguna superioridad. La zaga no solo es sólida, sino que aporta en ataque a balón parado, convirtiendo a los colchoneros en un rival desesperante que acaba por desquiciar al rival más paciente. Es aquí donde decide su líder en el césped, la prolongación de Simeone en el campo: Diego Godín. Un titán de ambas áreas que no podría tener mejor escudero que Giménez.

En definitiva, un rival cuyo nivel y momento de forma imparable ponen muy cuesta arriba las posibilidades de éxito de este Sevilla. Pero es el día propicio, el ideal para dar un golpe encima de la mesa y romper todas las estadísticas y pronósticos. Emery lo sabe, la losa de derrotas ante el Atlético de Madrid es muy pesada, lo que añade motivación extra para intentar conquistar de una vez por todas el Vicente Calderón.

Claves

Posible once de Simeone
  • El Alteti buscará el contragolpe y las recepciones entre líneas de jugadores como Griezmann. Las vigilancias en zonas intermedias se antojan fundamentales.
  • El Sevilla cederá el balón al Atlético para intentar estar juntos e impedir espacios. Puede ser buena oportunidad para Llorente y el balón parado.
  • El Altético está mejorando con balón, por lo que no se sentirá incómodo a la hora de llevar el peso posicional. Vietto se mueve mucho y bien para desajustar la zaga.
  • Necesitará el Sevilla la magia de jugadores como Reyes y Banega para poder llegar a meta rival. También las internadas de Vitolo para arrastrar marcas y superar líneas.