REGALO DE REYES EN EL VILLAMARÍN

Llegaban los reyes magos a la capital andaluza y solo un equipo podía llevarse los regalos. Sería el Sevilla F.C. quien, gracias a los tantos de Krohn-Dehli y Krychowiak, obligaba al Real Betis a quedarse con el carbón, dando un paso de gigante en la copa del rey, acercándose así a los cuartos de final de dicha competición.

El primer regalo del encuentro lo recibía el cuadro hispalense antes del arranque del mismo, ya que Pepe Mel plantaba sobre el tapete verde del Benito Villamarín un extraño once, dejando a sus mejores hombres en el banquillo. Los pupilos de Unai agradecerían la suplencia de AdánRubén Castro o Ceballos y tomarían la voz cantante del encuentro desde el pitido inicial.

Con un dominio casi absoluto por parte de los visitantes llegaría el primer tanto del partido. A los catorce minutos, un iluminado Krohn-Dehli regateaba a varios defensores verdiblancos y se plantaba delante del guardameta Dani Giménez, al que posteriormente batiría por bajo sin ningún problema. El danés, al igual que sus compañeros Banega y Cristóforo, estaría muy participativo en todas las fases del choque; ellos fueron los líderes en la sala de máquinas del cuadro rojiblanco. Comenzaban muy bien las cosas para los nervionenses que veían como no les resultaba muy complicado hacer daño al conjunto de Mel.

El propio Mel fue quien, a la media hora de encuentro, efectuaba el primer cambio del partido, dando entrada a Joaquín por un revolucionado Petros que anteriormente había visto tarjeta amarilla por una dura entrada a Rami. Con este marcador finalizaría la primera parte, donde el Sevilla F.C., sin sudar mucho, había hecho bastante daño a un desaparecido Betis.

Tras la reanudación, tan solo necesitaría tres minutos Krychowiak para mandar el balón al fondo de las mallas y poner tierra de por medio en una eliminatoria que daba la espalda al conjunto verdiblanco. El polaco se encontraba con un balón muerto en el área chica y anotaba el segundo tanto en una jugada en la que se pedía fuera de juego de Coke. Pudo ser más doloroso el resultado para los locales: Banega se encontraba en dos ocasiones con la madera y Gameiro, que había salido sustituyendo al italiano Immobile, disfrutaba de varias llegadas sin encontrar puerta. Entraron también Reyes por Vitolo, y Konoplyanka por el goleador Krohn-Dehli.

En el Betis saldrían del banquillo Ceballos por Portillo y Rubén Castro por un Jorge Molina que abandonaba el terreno de juego pitado por los suyos. Pudo ser Rubén quien, a diez minutos del final, acercase a los suyos en la eliminatoria. Kolo cometía penalti al realizar una entrada a destiempo sobre Ceballos. El canario lanzaría el balón por encima de los tres palos. No sería esta la última desgracia bética, ya que N’Diaye sería expulsado tras ver la segunda tarjeta amarilla a falta de cinco minutos del final.

No había tiempo para más. El Sevilla F.C sale muy reforzado de esta ida de octavos de final de copa del rey tras vencer al eterno rival en el feudo de la palmera. Pidieron un plus los aficionados sevillistas que veían como era posible anotar más de dos tantos a un equipo al que, a día de hoy, le cuesta dar una buena imagen en casa. Con el himno del Betis y las luces de los móviles celebrarían los desplazados sevillistas este final de día de reyes en Sevilla.

Ficha técnica

Alineaciones:

  • Real Betis: Giménez; Piccini, Pezzella, Jordi, Varela; Petros (Joaquín 35′ -1ª parte-), N´Diaye, Digard, Portillo (Ceballos 6′ -2ª parte-);Wolfswinkel, Molina (Ruben Castro 23′ -2ª parte-).
  • Sevilla FC: Sergio Rico; Coke, Kolo, Rami, Trémoulinas; Krychowiak, Cristóforo, Vitolo (Reyes 9′ -2ªparte-), Banega, Krohn-Dehli (Konoplyanka 30′ -2ªparte-); Immobile (Gameiro 18′ -2ªparte-).

Banquillo:

  • Real Betis: Fabián, Adán, Cejudo, Van der Vaart, Joaquín, Ceballos y Rubén Castro.
  • Sevilla FC: David Soria, Carriço, Reyes, Llorente, N’zonzi, Konoplyanka y Gameiro.