El Sevilla sigue mostrándose intratable en casa y gana 2-0 al Athletic sin mayor dificultades, lo adelanta en la tabla y se coloca en puestos europeos. El entrenador Unai Emery ha comparecido en rueda de prensa al término del partido y así analizaba el encuentro ante un rival directo: «Estamos en el ecuador de la Liga, desde la sonrisa de hoy a las decepciones fuera de casa. Mantenemos estas victorias en casa y eso son pasos, eso hace que el equipo sea mejor. Tenemos que darle consistencia también a los partidos fueras de casa. El de hoy era un rival difícil, y esa evolución dice algo. Hoy era un partido para darle la última estocada a la primera vuelta y empezar la segunda con fuerza. Era importante demostrar esa capacidad de juego y de presión y cuando tú le das eso a la afición, ella te lo devuelve».

El técnico vasco ha reconocido no estar satisfecho con la primera vuelta a pesar de la gran racha en Nervión: «Tenemos diariamente un «reset» de todo lo que hacemos, no vale mira para atrás nada más que para corregir y procesar los errores. La realidad es la que marca, y la realidad es que hemos ganado y fuera no lo hemos hecho. El hecho de que se incorporen futbolistas hace que el equipo sea mejor y el hecho de que los delantero vayan encontrando esa eficacia también. Lo que más insistimos es en generar ocasiones y en base a eso tener acierto. Estamos en un proceso en el que hemos dado una vuelta de tuerca todos, los jugadores, el cuerpo técnico y el club. Queremos una exigencia alta«.

Emery ha hablado también sobre el gran partido de Carriço en su vuelta tras 4 meses apartado: «Además de las cualidades están las actitudes y la capacidad mental de los futbolistas. Y Carriço tiene eso. Hoy hemos visto un Carriço que muerde y su incorporación al equipo es positiva. Los que están alrededor se enganchan a lo que es competir y estar presente para superar los momentos difíciles. Yo aprendí aquí muchas cosas que antes desconocía y el Sevilla me dio esa capacidad de sufrimiento. Finalmente, el entrenador se ha referido a Cristóforo, uno de los «fichajes» de invierno: «No me gusta hablar del once titular. Cristóforo también tiene unas cualidades muy marcadas y tiene un gen competitivo que le ayuda a saber sufrir y ser exigente».