El Sevilla deja casi sentenciada la eliminatoria frente a un guerrillero Mirandés gracias a los goles de N’Zonzi y Vitolo, este último en el descuento. El entrenador Unai Emery ha comparecido en rueda de prensa al término del partido y ha reconocido la dificultad del rival que se tenía enfrente: «Tenemos que poner mecanismos para poder superarles. Hay un componente que iguala, que es el posicionamiento en su campo. Echa el balón al campo contrario y lo que hace es presionar allí. Hay que tener paciencia porque hay muchos momentos en los que estás jugando con tus defensas en tu campo. Hay que tener la calidad suficiente para superar su centro del campo. Hemos hecho de un partido de menos a más. Buscamos cómo llegar a su área y metimos dos goles. La gente podía pensar que iba a ser fácil. Pero para nada. Había ganado tres partidos de cuatro a equipos de Primera«.

El técnico vasco ha destacado a su vez el alto grado de competitividad y el objetivo de ganar: «Ellos querían irse con un gol. Está claro. Y nuestro objetivo era ganar. Ganamos por 2-0, pero también estuvimos a punto de marcar el tercero”. También se ha referido al once que ha sacado de inicio: Pensamos que el partido le venía bien a Gameiro, que pudiera jugar a las espaldas de los defensas. Tenemos 24 jugadores y ya veremos el domingo a quien ponemos. ¿David Soria? No asignamos ninguna competición a ningún portero. Empezó la Copa jugando él. Luego volvió Sergio. David está haciéndolo muy bien. Iremos valorando partido a partido. Lo que queremos es que la gente que se vaya incorporando tenga rendimiento”.

Finalmente, Emery centra su mirada ya en el próximo partido fuera de casa ante un rival más que duro: «Defensivamente es un equipo muy fuerte. Pero yo quiero vivir esas dificultades. En Sevilla estamos dando pasos muy importantes. Nos jugamos en el Calderón mucho, por ejemplo adquirir fuera algo de credibilidad”.