Cambio de planes

Unai Emery salió a Balaidos con un once plagado de caras no muy habituales que aseguraban competitividad y muchas opciones de ganar en un campo complicado para su equipo en las últimas campañas, aunque este plan del técnico vasco se desmoronó llegada la media hora de juego por culpa de la expulsión de Federico Fazio en su redebut.

La roja de Federico

El entrenador sevillista tenía preestablecido un futbol que necesitaba del empuje de Carriço como cierre en el mediocampo para así dar libertad a N’zonzi desde segunda línea, aprovechando la velocidad de Konoplyanka y la movilidad de Reyes. Con uno menos todo cambió, el portugués retrasó su posición, retrasando por ende a Krohn Dehli y dejando en una isla a Llorente.

Esto hizo que la única vía por la que se podía atacar se activara con Mariano, y en menor medida con Escudero, siendo su ofensiva siempre muy comedida dada la fuerza de Bongonda y Beauvue por los costados y la necesidad continua de ayudas por parte de N’zonzi.

Taparse los pies sin pasar frío en la cabeza

En la segunda mitad se agudizó la inferioridad numérica sevillista, al cerrar inevitablemente el juego interior que tanto explota el Celta, y dejar las bandas ciertamente libres. Escudero lo pasó peor puesto que, dada la escasa velocidad de Carriço en estos momentos, tenía que asistirlo para que no sufriera, algo que consiguió con creces. Mariano en este aspecto tuvo más facilidades para cerrar a Bongonda al estar más abierto, pero fue por su lado por donde más peligro celeste se generó.

Con oficio y el trascendental Sergio Rico, se defendió el resultado como se pudo. El gol local vino en la jugada menos esperada, tras una pérdida en la salida que dejó a Wass en una posición inmejorable para asistir a Beauvue.

Atacar con uno menos

Llorente, excepto un tramo de diez minutos de la segunda parte en los que jugó para sus compañeros, no consiguió canalizar en todo el envite el juego de su equipo de las bandas, ni en igualdad numérica.

Vitolo, Gameiro y, sobre todo, el danés Krohn Dehli intentaron llevar balones arriba, aunque las ocasiones más claras acontecieron en jugadas a balón parado como se pudo observar en el cabezazo de N’zonzi al palo zurdo de Sergio Álvarez.

Punto sufrido en rojiblanco que aleja las opciones de clasificación para la UEFA Champions League.