Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Rayo Vallecano 2-2 Sevilla FC

En las dos áreas

Se presentaba el Rayo Vallecano como uno de los rivales más propicios para que los sevillistas sacasen su primera victoria fuera de casa, algo que, a lo largo del encuentro, quedó de manifiesto. Emery trazó un plan espectacular que estuvo a punto de cumplirse, pero todo plan tiene un punto débil, y viendo que esa flaqueza se hallaba en el eje de la zaga y en la portería, Paco Jémez cambió algunas piezas para así llevarse el gato al agua e impedir que se dibujara una sonrisa en la cara de los aficionados hispalenses.

El factor FF

Si de por sí el fichaje de Federico Fazio por el Sevilla generaba dudas tras un año en blanco por tierras inglesas, con sólo dos actuaciones se ha ganado el descontento total de la afición con él. Parece que el argentino se ha olvidado de jugar al fútbol, de defender, al no marcar de cerca a su par en ningún momento y complicarse cuando un futbolista en su situación debe de tender a simplificar todas sus acciones, no complicarse para ganar confianza.

Fazio no tuvo culpa directa en los goles, pero sí que pudo hacer más en ambos. En el primero deja libre a un Manucho que volvía a marcar tras nueve meses de sequía y que parece haber nacido para complicar las cosas al equipo andaluz, aunque quizás el error garrafal de verdad en esa acción es de Rico al no hacerse valer en su propia área; el segundo sí que es más clamoroso que el primero al dejar pasar el balón por delante suya aun pudiendo haber cortado la trayectoria del balón.

La defensa no ha de tocarse si funciona bien, y más si el exspur no está en condiciones ni fisicas ni psicológicas para afrontar un partido al completo.

La teoría de Paco

Desde el minuto uno de partido, los efectivos de Emery, a sabiendas del planteamiento estándar de Jémez en su feudo, taparon los pasillos interiores para que, así, los rayistas tuvieran que buscar salida por fuera y ahí ganaran la partida los sevillanos. Este guión se cumplió a la perfección gracias a las ayudas de Steven N’zonzi y Sebas Cristóforo. Los madrileños veían como un ciclón pasaba por delante de ellos sin poder cambiar el rumbo de los vientos.

Ante este panorama, cumpliendo “la teoría de Paco”, el técnico canario decidió dar entrada a la media hora de partido a Manucho y Embarba para, por parte del primero, liberar a Bebé y dinamizar las bandas junto al segundo de estos cambios. De esta forma, poco a poco, por fuera fueron ganando metros y transformando el partido en lo que les convenía: un partido de ida y vuelta que no querían ni ver los nervionenses.

Raseando con las torres

Sacaba el técnico de Hondarribia al césped capitalino un once plagado de jugadores de gran talla y ausente de un ente creativo como Banega, algo que, viendo los precedentes dados, por ejemplo, en Las Palmas, daba a entender que se volvería a sobreexplotar la vía del pelotazo a la cabeza de Iborra.

Por contrapartida, no se buscó a Iborra pero sí a las bandas de Vitolo y Krohn-Dehli a la espalda de la defensa. Salía a la perfección este automatismo, pero cuando se llegaban a los metros finales fallaba la concentración para ejecutar un buen último pase y, cuando se lograba realizar, no se atinaba de cara a la portería de Juan Carlos como en el palo de Iborra que bien pudo significar el 0-3.

Siendo positivos, el Sevilla sigue sin perder, pero, por otro lado, queda mucho que mejorar para lograr la victoria fuera de casa, factor indispensable para poder lograr el cuarto puesto que da paso a la UEFA Champions League.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Último partido

Amistosos - Amistoso

Linares Deportivo
0 - 6
Sevilla FC

Próximo partido

International Champions Cup - Pretemporada

Sevilla FC

SL Benfica

Letzigrund

20/07/2018 · 20:05h

La Liga TV

Más en Análisis