Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 3-1 Levante UD

A medio gas

Con bajas como las de Vitolo, Banega o Krychowiak, el Sevilla se veía obligado a ganar para auparse en lo alto de la tabla clasificatoria y certificar que, más allá de esas ausencias, había equipo para convencer ante su gente. Rubí presentó un equipo muy físico que se vio beneficiado por la falta de un ente organizativo como Banega y otro destructor como el polaco antes citado.

La hiperpoblación granota

Ponía Emery en el tapete verde del Pizjuán un pivote formado por la pareja N’zonzi-Cristóforo que ya pudimos ver en acción en Anduva. El técnico de Hondarribia carecía de un elemento que cubriera las espaldas a la mediapunta y permitiese que uno de los componentes del mediocentro defensivo se descolgase para acumular gente arriba.

Dicho esto, el Levante decidió saturar el centro del campo en busca de empeorar esta situación, de encontrar una salida de balón complicada para los sevillistas y una falta de efectivos desde la segunda línea en ataque local, algo que le salió bien a pesar de exigir un gran desaste físico.

En el segundo acto quizás se intensificó la presión visitante como se pudo observar en la pérdida de balón de Cristóforo que dio lugar al 2-1, y fue vital para desahogar al equipo la aparición en escena del ucraniano Konoplyanka desde fuera hacia adentro, atrayendo a rivales para aclarar las vías internas de ataque.

La banda izquierda y el agujero

A la par que el plan valenciano iba cogiendo forma, se creaba a la espalda de la muralla granota un gran hueco que tenía que cerrar sólo Simao Mate, agujero que se encargó de explotar Krohn-Dehli y Reyes en busca de receptores como Gameiro o Iborra por dentro, ante la falta de osadía ofensiva por parte de los laterales rojiblancos, que se veían incitados a permanecer defendiendo ante el peligro que podía ocasionar cualquier robo rival.

El danés parece ir encontrándose cada vez mejor, parece haber encontrado su sitio en la banda izquierda con total libertad de movimientos. Ayer fue decisorio en los tres goles, al participar en todos ellos y ser el conector del equipo entre el centro del campo e Iborra.

El Sevilla, sin mucho esfuerzo y algún que otro susto, consiguió la décima victoria consecutiva en casa que, por el momento, da pasaporte para la quinta plaza de la Liga BBVA.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 15

Valencia CF
1 - 1
Sevilla FC

Próximo partido

UEFA Europa League - Jornada 6

Sevilla FC

Krasnodar

Ramón Sánchez-Pizjuán

13/12/2018 · 18:55h

Movistar+ Liga de Campeones

Más en Análisis