El Sevilla FC vuelve a tener este domingo la oportunidad de estrenar su casillero a domicilio. No lo hará en un campo fácil, más bien todo lo contrario. Se enfrenta al Real Madrid en el Bernabéu. Un equipo que, eso si, no atraviesa su mejor momento de juego y se encuentra sumergido en una crisis de identidad que no gusta nada a la afición de uno de los mejores equipos del mundo. Con la Liga prácticamente perdida, los de Zidane se encuentran terceros con 63 puntos. La Liga es una quimera y tienen su principal objetivo puesto en Champions, donde esperan conseguir la undécima.

El técnico francés tomó el relevo de Rafa Benítez hace algo más de un mes, pero ha ido de mas a menos en el rendimiento de su equipo.  Se le denominó «efecto Zidane», pero lo cierto es que este Real Madrid adolece de la intensidad y el carácter competitivo que le caracteriza. Desde el 4-3-3, Zidane ha intentado hacer que su equipo se junte más para tener mayor posesión y presionar más en campo rival. Riesgos que le ha costado disgustos en anteriores encuentros, pero que ha terminado solventándolos con su enorme pegada en la delantera. Y es que tener a jugadores de la talla de Cristiano, Bale, Isco, James o Benzema o incluso con la irrupción de Lucas Vázquez, puede salvarte de cualquier mal partido. A eso mismo se atiene el conjunto merengue actualmente y es por eso que el público del Bernabéu no termina de estar satisfecho con los suyos.

El Sevilla tendrá la oportunidad de poner contra las cuerdas al Real Madrid si es capaz de mantener bien estructurada su faceta defensiva. Evitar las diagonales de Bale y cerrarle espacios a Cristiano parecen las normas más importantes a cumplir por los hombres de Unai, que recuperará a Krychowiak para la tarea. El Madrid combina tramos en los que pretende la posesión con tramos en los que prefiere esperar para buscar espacios. Lo hizo ante Las Palmas, donde los canarios consiguieron encerrar por al conjunto madridista.

La baja de Ramos y Pepe merman aún más una zaga que no es lo suficientemente sólida como debiera. Sin ambos jugadores el Madrid perderá en salida de balón, lo que obligará a retrasar la posición a Modric y Kroos para que los blancos mejoren en esta faceta. La opción Casemiro también podrá ser utilizada por Zidane, aunque no es muy del gusto de la afición madridista. Con el brasileño, el Madrid gana en equilibrio, pero pierde capacidad para dominar los encuentros con el balón. Lo mejor del Real Madrid sigue siendo su especial facilidad para generar peligro con pocas ocasiones, incluso acabar goleando a pesar de un mal partido. Se trata de un equipo impredecible, al que solo a través del acierto y una buena estructura táctica se le puede hacer frente.

No es el mejor Real Madrid el que se encontrarán los sevillistas este domingo, por lo que la ocasión parece clave para poder arañar algo positivo del Bernabéu. La jornada que viene tendrá lugar un Barça – Real Madrid que seguramente ya esté en la retina merengue, más por orgullo que por opciones reales de pelear la Liga. También tienen próxima la Champions, el objetivo real de este equipo para salvar la temporada. Condicionantes que para nada serán definitivos. Zidane quiere agradar siempre en el Bernabéu, conoce la exigencia de su público y sabe que no le permitirá otra imagen como la obtenida la pasada jornada. Solo Emery y su pizarra pueden ser capaces de hacer que al Real Madrid se le siga atragantando el Sevilla esta temporada.

Claves

Posible once de Zidane
Posible once de Zidane
  • El Madrid sufre ante equipos que se repliegan bajo y juntan sus líneas. Emery deberá reforzar bien el centro del campo y sus extremos trabajarán principalmente la faceta defensiva. Es un día para aprovechar la más mínima ocasión que encuentren los hispalenses. Importante, más que nunca, el balón parado.
  • Tapar el doble pivote del Madrid permitirá al Sevilla organizar mejor sus posteriores ataques. Generan muchas pérdidas en esta faceta el conjunto merengue. El robo y contragolpe le funcionará mucho al Sevilla.
  • Carvajal suele ocupar toda la banda derecha y recibe ayuda de manera intermitente. La espalda del lateral es buena opción para el contragolpe.
  • Los centrales del Madrid suelen defender muy arriba, dejando mucho espacio tras de sí. Gameiro podrá hacer mucho daño con sus diagonales.