Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Athletic Club 1-2 Sevilla FC

El plan deseado

Partiendo de que todos los entrenadores trazan un guión predeterminado que en muchas ocasiones se ve cambiado por cualquier factor medianamente trascendente, Unai Emery realizó ante el club vasco uno de los mejores planteamientos de esta temporada. El de Hondarribia logró contener a los vascos en la primera parte a sabiendas del ímpetu que iban a mostrar, para así terminar cuajando una grandísima segunda mitad donde por momentos se supo sufrir para terminar ejecutando el tipo de futbol que requería cada situación.

El inesperado beneficio

A los pocos minutos del comienzo del encuentro, los sevillanos se topaban con el gran problema de la lesión de Tremoulinas con el agravante de la falta de laterales en el banquillo tras los descartes de Mariano y Escudero. Todo pintaba negro en este contexto hasta que Kolo pasó a ocupar el carril zurdo tras la entrada de Fazio al eje central de la zaga.

Con este movimiento, el Sevilla se vio beneficiado al potenciar el aspecto defensivo en una zona muy peligrosa como es la banda diestra del Athletic, lugar donde Williams y De Marcos podían explotar su velocidad en busca de balones a Aduritz. El franco-polaco achicó todo el agua ayudando en numerosas ocasiones a Fazio, haciendo así que el argentino actuase de forma más segura.

Salir desde atrás

Contra la Real Sociedad, los sevillistas se vieron sorprendidos por una presión que, al carecer de un mediocentro de salida, permitía a los de Eusebio crear peligro de la nada. En San Mamés, Emery pareció aprender e impuso un mediocentro defensivo con N’zonzi y Krychowiak, una pareja que terminó con las líneas de presión local al sacar la pelota jugada el francés, o bien potenciar que el polaco fuera al corte convirtiéndose en capital en numerosas ocasiones.

De esta forma se evidenció que, hoy por hoy, el doble pivote titularísimo en el Sevilla ha de ser el formado por estos dos nodos.

Dinamizar en tiempos estáticos

Muchos se quedarán en la mente con el mano a mano fallado por Vitolo y obviarán el resto de su actuación, pero el canario fue el encargado de abrir espacios a la segunda línea cuando más atrapado estaba su equipo.

El canario parece haber vuelto a ser quien era. Con su zancada en las largas conducciones y su movilidad por todo el campo, Banega y Krohn-Dehli se vieron conectados para explotar el juego interior. Además, las múltiples ayudas a Coke evitaron que una de las vías más prolíferas de ataque rojiblanco acabara prácticamente eliminada. Con Vitolo todo fue más fácil.

La clave de los cambios

El gran planteamiento inicial de Emery se vio completado con una grandísima inteligencia a la hora de hacer los cambios. Konoplyanka terminó de dotar a su equipo de dinamismo por fuera cuando el Athletic más roto estaba y, sobre todo, Iborra cambió el rumbo del partido haciendo gala de su grandísima conexión con Gameiro. Tan importante fue el once inicial como las sustituciones que se hicieron.

Gran victoria del Sevilla en un campo tan tradicionalmente difícil para así romper la mala racha fuera de casa y soñar en la competición fetiche del club.

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 16

Sevilla FC

Levante UD

Ramón Sánchez-Pizjuán

15/12/2017 · 21:00h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 15

Real Madrid
5 - 0
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis