Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Shakhtar Donetsk 2-2 Sevilla FC

La sonrisa de Banega

Aun habiendo estado ya cuatro veces en las mismas circunstancias, el Sevilla salía en la quinta con la misma ilusión de aquel equipo humilde que en Eindhoven comenzó a doctorarse en esta competición a la que, con el paso del tiempo, los sevillistas se han ido acostumbrando a saborear.  Delante tenía a un viejo conocido, un Shakhtar con cicatrices de mil batallas que daría guerra como cabía esperar.

Esperábamos un encuentro donde, desde el comienzo, ambos contendientes se respetaran hasta la saciedad, fruto del irracional miedo que produce estar tan cerca de una final que puede esfumarse con cualquier mínimo fallo. Ante nuestra sorpresa, el Sevilla salió a morder desde el minuto uno con una presión asfixiante que hacía parecer al equipo ucraniano uno de regional, al encadenar pérdida tras pérdida y verse superado por unos sevillistas que sacaban la pelota a la perfección sin oposición alguna.

Estas buenas sensaciones se vieron materializadas en forma de un gol que aunó la precisión de Banega, la inteligencia de Gameiro y la definición de un Vitolo que dejó en evidencia a Rakitskiy con un gran recorte. Lejos de darle continuidad al esfuerzo acontecido durante los primeros quince minutos, el Sevilla dejó que su rival entrara en el partido con la figura de Marlos y Taison emergiendo en la mediapunta.

Los de Mircea Lucescu comenzaron a creérselo y, con un balón filtrado por el central que antes fue defenestrado en defensa, Marlos dejaba en evidencia la mala colocación de la retaguardia local con una entrada por el centro a la que le continuaría un mal control que no tuvo oposición. El empate hundió aun más a los de Unai Emery y, en una falta de marcaje, Stepanenko marcaba a placer de cabeza.

La sensación de peligro aumentó, pero para beneficio hispalense el árbitro pitó el final de la primera parte. En el descanso, Emery ató cabos que había dejado sueltos en la primera mitad y dio un puñetazo en la mesa con el balón en sus pies. Banega, que había estado apático durante los primeros cuarenta y cinco minutos, sonrió y con él su equipo. El argentino endulzó las transiciones gustándose en cada acción.

La mejora de Banega vino acompañada de la gran mejoría de Vitolo en la zurda y la gran compenetración, como se vio en el derbi, entre Mariano y Coke. De esta manera el Shakhtar desapareció del mapa para que el hombre gol del Sevilla pusiese el empate de penalti. Gameiro estaba ahí como siempre.

Como se esperaba, eliminatoria a resolver en resultados cortos entre dos equipos muy similares en las claves tácticas. Nervión dictará sentencia con la racha fuera de casa del Shakhtar en UEFA Europa League a tener en cuenta, pero no teman, porque si Banega sonríe, todos sonreiremos.

 

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

Copa del Rey - 16º Ida

FC Cartagena

Sevilla FC

Cartagonova

24/10/2017 · 19:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 9

Valencia CF
4 - 0
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis