Síguenos en

Crónicas

Crónica | Sevilla FC 1-2 Athletic Club

El idilio que nunca acaba

¿Qué sería de este Sevilla en Europa sin al menos un partido complicado en su periplo hacia el título? Gelsenkirchen, Donetsk, Valencia, San Petesburgo y esta vez fue Bilbao. Ciudades que han visto frustradas todas sus opciones de terminar con el dominio hegemónico del conjunto hispalense sin apenas éxito, rozando las mieles del éxito pero siempre terminando por los suelos, porque a este Sevilla lo matas, lo entierras y te das la vuelta para que te termine metiendo en el ataúd que le habías hecho. No tiene límites.

Partiendo de estas circunstancias, Sevilla y Athletic han brindado a los seguidores del deporte rey uno de los mejores partidos de la temporada en todos los ámbitos: mental, físico y emocional.

Los locales se llevaron el partido a su terreno en la primera mitad, enlazando posesiones largas que evitaban que prácticamente los vascos generaran excesivo peligro. De cierto modo, las ocasiones visitantes eran originadas en un clima de pérdidas en el centro del campo sevillano.

Dentro de este contexto, Sevilla y Athletic plantearon un choque de respuestas continuas. Cuando uno tenía una ocasión, rápidamente el otro respondía con otra. Con este 0-0 se llegó al descanso, con la sensación de que los nervionenses tenía una gran parte del pastel comida.

El segundo acto empezó de la misma forma, quizás con un paso atrás sevillista que se vio transformado, negativamente para los del Guadalquivir, en un tanto de Aduriz que ponía el nerviosismo en la grada sevillista con un disparo en el que David Soria pudo hacer más. La clave estuvo en saber contrarrestar rápidante dicha acción con otra de Gameiro que, tras una contra brillantemente llevada por Krychowiak y Vitolo, sólo tenía que meter el pie para empujar el esférico.

Se animó el Sevilla a raíz de ese momento, pero se convirtió prácticamente en un oasis. El Athletic, minutos más tardes de la lesión de su estrella Aduritz, se encontraba con un grandísimo centro de Beñat muy bien cabeceado por Raúl García para empatar la eliminatoria y forzar la prórroga.

Al principio de esa media hora extra de fútbol, Susaeta pudo adelantar a su equipo con un mano a mano que se marchó por el palo diestro de Soria. Tras semejante fallo, fue Coke quien, de chilena, puso en jaque al sistema defensivo bilbaíno con una pelota que tuvo que salvar en la línea San José.

Una vez vivido este tiempo de tensión, los penaltis esperaban a sevillistas y athleticzales. Todo se decidió en una pena máxima de Beñat muy mal tirada que paró el guardameta sevillista para ser bonificado con la transformación el último penalti lanzado por un Gameiro que, minutos antes, había caído lesionado.

Dejen paso al campeón, porque el Sevilla sí tuvo suerte, pero más grande fue la suerte de ser sevillista.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

Copa del Rey - 16º Ida

FC Cartagena

Sevilla FC

Cartagonova

24/10/2017 · 19:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 9

Valencia CF
4 - 0
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Crónicas