Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 3-1 Shakhtar Donetsk

El día D

En el fútbol, como en todo en esta vida, por mucho ímpetu que uno quiera imponer a cada una de sus acciones, uno ha de tener siempre la dosis justa de cabeza para terminar realizándolas a la perfección, sin apenas problemas para terminar diciendo “aquí estoy”. El Sevilla careció de esa aptitud en la primera parte para, cuando peor estaban las cosas, recuperarla y terminar ganando el encuentro.

Con el empate a cero clasificándolo, el Sevilla decidió no especular e ir a por la victoria desde el minuto uno de partido, cosa que le salió bien puesto que, unida al espectacular ambiente de las gradas, la presión sevillista obligaba a los ucranianos a buscar vías de salida anodinas en comparación con las que suelen utilizar con la mediapunta. Este automatismo impuesto desde el banquillo tuvo la recompensa de un gol tempranero mediante su uso, gracias a la velocidad e intuición de Gameiro ante Malyshev.

Con el resultado a favor, lejos de replegarse y buscar el contragolpe , la anaquía se apoderó del conjunto de casa a la hora de gestionar los ataques. Los pupilos de Emery adelantaban en exceso las líneas y defendía con pocos efectivos las jugadas a balón parado, algo que aprovecharon los de Lucescu para empatar el encuentro en una jugada aislada a la contra a punto de finalizar la primera mitad.

Estas circunstancias se dieron al entrar en contacto la talentosa mediapunta visitante, primero con Taison y Marlos a libre albedrío, y luego con Kovalenko, factor decisorio pues su comparecencia en la semifinal estaba siendo casi nula a pesar de las altas expectativas generadas entorno a su figura. Todo esto a pesar de que Coke había estado realizando una labor excelente de interior, no sólo ayudando a Mariano atrás, sino también tapando los pasillos interiores que tanto explotó Marlos en la ida como vimos en el tanto que metió.

La tónica con la que habían acabado los primeros cuarenta y cinco minutos parecía continuar en los segundos con un disparo del talentoso Kovalenko desde fuera del área que ponía el runrun en la grada, sonido que se terminó disipando con un gran contraataque que desubicó al pivote negrinaranja para que Krychowiak, vistiéndose de Banega, asistiera a Gameiro para poner algo de más tierra de por medio en el marcador.

Este tanto rompió el ritmo impuesto por los del Este de Europa. Noqueados, siguieron recibiendo las embestidas hispalenses como podían hasta que, en un disparo en el que pocos creyeron, Mariano ponía la sentencia final a un sueño que sólo ha comenzado y que tendrá continuación en Basilea, lugar donde Liverpool y Sevilla lucharán por llevarse un nuevo entorchado continental.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 9

Valencia CF

Sevilla FC

Mestalla

21/10/2017 · 18:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

UEFA Champions League - Jornada 3

Spartak Moskva
5 - 1
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis