Síguenos en

Análisis

Análisis | Así juega Pablo Sarabia

Pablo Sarabia llega al Sevilla FC y lo hace como primer refuerzo para la vertiente ofensiva sevillista. Las bajas de Reyes, Banega y Krohn-Dehli (lesionado de larga duración) obligaban al conjunto nervionense a buscar recambios de garantías y el primero de ellos ha sido el madrileño procedente del recién descendido Getafe. Un ejemplo de jugador que da el salto a un gran club para demostrar el enorme talento que atesora.

A sus 24 años, Sarabia llega al Sevilla tras cinco temporadas con el club azulino, al que llegaría en la temporada 2011/2012 procedente del Real Madrid Castilla. Una promesa en ciernes que no tardaría en ganarse un puesto fijo en la Selección Sub 21, donde sorprendió con su potencial. En sus 145 partidos con el club madrileño ha marcado 15 goles y dado 25 asistencias, unos números bastante positivos para un jugador llamado a grandes cosas. Sin embargo, sus inicios y su periplo en Getafe no ha sido el esperado. Es cierto que ésta última temporada hemos podido ver al Sarabia que prometía ser, pero no ha sido lo habitual. En Getafe le ha costado tener continuidad, dejando solo detalles de calidad y siendo bastante irregular. Una continuidad que, como antes decimos, solo ha podido encontrar esta última campaña 2015/2016, donde se ha visto a un futbolista mucho más maduro y determinante para su equipo.

Pablo Sarabia destaca  por su conducción y versatilidad en toda la zona de mediapunta. Es zurdo pero se puede desenvolver por ambas bandas. Su preferida es la derecha, desde donde suele ser el receptor habitual del balón para trazar diagonales. Pero no solo por bandas fluye su juego, también por la zona central. En las inmediaciones del área es un jugador peligroso gracias a su buen último pase y a un golpeo de balón de mucha calidad. Si Sarabia recibe de cara a portería, la jugada ofensiva suele acabar siendo mejorada.

El fútbol del madrileño no se asemeja al de Ever Banega, aunque muchos piensen que puede ser su recambio. Pablo es mucho más vertical. Busca pases cortos y romper hacia arriba, en lugar de buscar el apoyo constante como el argentino. Sarabia es un jugador ideal para imprimir ritmo a la zona de ataque y, sobre todo, para conducir contragolpes.

Su aspecto más negativo, más allá de la irregularidad que lo ha marcado la mayor parte de su carrera, es su rigor defensivo. Algo que deberá subsanar para tener opciones a ser titular en el Sevilla FC. Sarabia es muy pasivo en acciones defensivas, también porque en el Getafe era el encargado de liderar los ataques y, por ello, se le pedía estar liberado de la faceta defensiva para poder ser el receptor en un posible robo y transición.

En definitiva, Sarabia llega para mejorar a este Sevilla y condiciones tiene más que suficientes para hacerlo. Necesitará mejorar su juego sin balón, sobre todo en aspectos defensivos, y mantener la regularidad que lo ha hecho destacar en este último año en Getafe. Si Pablo Sarabia encuentra su mejor nivel en Nervión, estaremos ante un jugador llamado a ser clave. Es cierto que encontrará oposición y dificultades para ser tan indiscutible como era en Getafe, pero si existe alguien capaz de trabajar para conseguirlo ese es el flamante fichaje sevillista.

David Ruiz

Periodista, Sevilla. Amante del Deporte en general y del fútbol internacional en particular. Especialista en análisis tácticos. Redactor y productor en Number 1 Sport. Me escuchaste en SFC Radio y ahora puedes hacerlo en @eldesmarqueradio.

Comentarios
Publicidad

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 12

Sevilla FC
2 - 1
RCD Espanyol

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 13

Sevilla FC

Valladolid

Ramón Sánchez-Pizjuán

25/11/2018 · 16:15h

beIN Sports LaLiga

Más en Análisis