Síguenos en

Artículos de opinión

Unai Emery y la crónica de un adiós anunciado.

Llegó Junio, llegó el verano y con él una amplitud de mares revueltos donde el sevillismo navega cada pretemporada a la espera de saber donde se dirigirá el timón la próxima temporada liguera. Y así es y así seguirá siendo, un mar de despedidas y bienvenidas, donde en este ciclo veraniego abandona el barco uno de los capitanes que mayores glorias ha sabido y ha podido dar a toda la afición rojiblanca, Unai Emery deja el Sevilla FC.

Durante toda la semana sonaban con fuerza en los distintos medios de comunicación la marcha del técnico vasco pero no ha sido hasta hoy cuando el propio club, comunicado mediante, ha hecho oficial la partida del que desde Enero de 2013 se puso a los mandos de las naves sevillistas para volver a devolvernos el lugar que les correspondía.

Mucho se ha hablado y se hablará de Unai en el entorno deportivo, incluso habrá quien lo tache de traidor, varios sectores del sevillismo ya han prendido la hoguera de un vasco que si algo no se le puede echar en cara es su entrega a este escudo. Baluarte de un fútbol defensivo, estudioso hasta la saciedad de sistemas de juegos, de rivales, entrenador y persona que vive por y para el bendito vicio que muchos llamamos fútbol. Y fútbol es fútbol, muchos se irán y otros llegarán, pasarán jugadores, entrenadores y directiva, pero será la afición, nuestros colores y nuestro escudo los que siempre permanecerán, dejando en la memoria la bendición o la maldición de haber portado este escudo.

Emery se va en un momento clave, en plena planificación deportiva y dejando tras de si un proyecto deportivo que a priori está llamado a convertir en historia todos los pasos que el Sevilla FC de a partir de ahora. 2 millones de euros es lo que zanja la unión entre Unai y el sevillismo, 2 millones de euros que se abonarán unilateralmente y de forma irrevocable para así hacer efectiva la anulación del contrato que lo une con la entidad sevillista. Mañana llegará a Sevilla Sampaoli para iniciar las conversaciones que lo liguen al club nervionense.

El entrenador que llegó a Sevilla con un palmarés marcado por luces y sombras se va también entre ese fino hilo que separa la excelencia y la gloria de, quizás, ese no haber sabido exprimir del todo el fútbol. Esa pizarra a la que tantas horas dedicaba el técnico vasco no siempre sabía sonreírle. Sin embargo, no se confunda, al César lo que es del César, ni un partido de temporada a domicilio ganado, pero 4 finales en una temporada, incluida la quinta UEFA que ya nadie será capaz de arrebatarnos.

La bendición y la maldición de Unai Emery como entrenador sevillista ha sido eso mismo, saber golpear más fuerte cuando todos daban al campeón muerto, levantar una tras otra a un campeón que se alzaba para atestar el golpe definitivo. Un entrenador que ha tenido que recomponer temporada tras temporada un equipo al que se le iba despojando de sus piezas claves, un entrenador tan capaz de poner al Sevilla en puestos de descenso al principio de temporada 2013/2014, para acabar en la quinta plaza de la clasificación y alzarse con su primera Europa League, la tercera en total en ese momento para nuestro Sevilla FC.

Este juego de luces y sombras han acompañado al técnico vasco durante toda su estancia en tierras hispalenses, sin embargo, si el Sevilla FC sufría algún experimento de mano de su entrenador debido a una pizarra inexplicable y perdía de forma todavía más inexplicable, ahí estaba Emery para terminar su segunda temporada con récord de puntos en Liga, hasta 76 puntos.

Lograría ganar una segunda Europa League e incluso una tercera, se le achacarían errores a la hora de preparar los partidos, el tedioso juego al que nuestro equipo nos sometía, ser el único equipo en no ganar tan solo un solo partido fuera de Liga. Muchas cosas se le podrán achacar a Emery, pero se va en un momento oportuno para él pero inoportuno para las estructuras de un proyecto ambicioso y en él que el era el comandante de nuestras naves. Pero, quién va a ser el que lance la primera piedra contra un entrenador que, haciendo lo que mejor sabe, ha sabido llevarnos a los infiernos para que pudiéramos disfrutar poco después la gloria y la gracia de ser sevillista.

Emery ya escribió con letras de oro su nombre en la historia sevillista, escribiendo también su nombre en mayúsculas en la historia del fútbol convirtiendo a nuestro equipo, el Sevilla FC, en el único equipo que ha conseguido alzar 5 veces ese trofeo ya tan nuestro como es la Europa League.

Una persona que entrega su cuerpo y su alma a nuestro escudo nunca debería tener que marcharse por la puerta de atrás, puertas que se cierran pero nuevas etapas que se abren para mantener al sevillismo despierto, porque si incluso Snoopy se puso de nuestra parte otros mejores llegarán. Eso es el fútbol y eso es nuestro Sevilla, vivirlo todo con tanta intensidad que un día la rabia nos inunde y al siguiente sea nuestro escudo el que rabie de tanta gloria recibida.

En la memoria quedará siempre lo que un técnico que llegó sin hacer ruido deja en nosotros. Vitrinas llenas de trofeos, penalties de infarto y remontadas en el último minuto que solo llegó en forma de suerte a aquel que supo trabajar hasta la extenuación.  Una pizarra a veces acertada a veces no, pero a la que hay mucho que agradecer, así que gracias Emery, aquí quedamos escudo, colores y afición, gloria eterna a quien gloria nos deja y que pase el siguiente, que sea capaz de apretar los dientes con nosotros y comandar esas naves que solo buscan seguir permaneciendo en la historia.

 

 

Comentarios
Publicidad

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 12

Sevilla FC
2 - 1
RCD Espanyol

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 13

Sevilla FC

Valladolid

Ramón Sánchez-Pizjuán

25/11/2018 · 16:15h

beIN Sports LaLiga

Más en Artículos de opinión