Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | FC Barcelona 3-0 Sevilla FC

Correr por correr

Al fútbol se gana o se pierde por acierto de unos u otros en las dos áreas“. Eso me decía ayer por la noche un amigo tras acabar el partido entre Barcelona y Sevilla. La verdad que, en ese instante, no le di la razón, pero, sin que sirva de precedente, lo analicé durante toda la noche, como ese poseso que intenta escribir un artículo y no sabe por dónde empezar, y sí, los hispalenses dieron ventajas a los aventajados.

Jorge Sampaoli decidió alinear a varios no habituales en un claro 3-1-4-1-1 lastrado por el gran número de bajas en defensa y el debut liguero ante el Espanyol a la vuelta de la esquina. Partiendo de que le fútbol ya de por sí es un deporte hipercolectivo, los visitantes hicieron un inicio espectacular en lo que a esa parcela se refiere, con una presión alta que permitía recuperar rápido y gestionar las posesiones a antojo propio.

Algo así como el guión visto en la ida, pero con profundidad. Correa se encargaba de llevar el balón a la zona delantera con su zancada, una y otra vez, cosa que agradeció Ben Yedder con sus contínuos desmarques. Si se quería remontar, era lo necesario: asustar al rival con ocasiones desde temprano.

Busquets no tocaba la pelota con el aliento de Kranevitter en el cogote, la salida del Barcelona era nula y los nervionenses se sentían cómodos. Esta tesitura duró hasta que el mediocentro defensivo posicional del FC Barcelona se colocó entre los centrales y, con él, arrastró al argentino que lo cubría. Así se creó un agujero en el centro del campo que aprovechó el Messi más libre posible actuando de mediocentro creativo, y convirtiéndose en liberador con pases interiores como el que le puso a Arda Turan en el primer tanto.

Luis Enrique había eximido la presión contraria y, encima, había logrado potenciar el juego dentro-fuera que debía hacer daño a unos andaluces con defensa de tres y sin excesivo control en el juego de bandas. “El fútbol es un estado de ánimo” se cumplió al 100%. Noqueado en la lona tras el gol y el penalti fallado, los de Sampaoli quedaron a merced de unos blaugranas que se ciñeron a mantener la posesión sin excesivas llegas al área de Rico. Los hispalenses corrieron mucho, pero sin cabeza, y eso ante un equipo de la calidad del que tenían delante…

La primera parte dejaba dos principales damnificados: Konoplyanka, lejos de su cartel de estrella exhibido en la pretemporada, y Paulo Henrique Ganso, falto de físico pero mejorado en el primer toque respecto a su debut.

Los laterales del combinado de la ciudad condal asumieron los focos y entraron una y otra vez por fuera a sabiendas de la circunstancia comentada, sobre todo Digne. A partir del tempranero gol de Arda en el segundo acto, los sevillistas bajaron los brazos y dejaron paso al ocio y disfrute local.

Lo único realmente destacable de los segundos cuarenta y cinco minutos fue la incursión de Franco Vázquez, Vitolo y Vietto como forma de darles ritmo de cara al primer partido de liga. Desde luego, a día de hoy, parecen tres titularísimos del técnico argentino.

Tras este trance en el que había pocas esperanzas puestas, el sábado ante el Espanyol, rival más acorde a lo que necesita este Sevilla para ir creciendo de manera progresiva, sí que será un día para sacar conclusiones.

Manuel López

Estudiante de periodismo - Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 9

Valencia CF

Sevilla FC

Mestalla

21/10/2017 · 18:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

UEFA Champions League - Jornada 3

Spartak Moskva
5 - 1
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis