El Sevilla FC visita El Madrigal este domingo para continuar con su inercia positiva de resultados. Con el objetivo de apuntalar el sistema defensivo y seguir igual de potentes en la vertiente ofensiva, Sampaoli espera que a base de victorias se vaya consolidando su método de forma paulatina.

No lo tendrá nada fácil. Visita un campo complicado que, si bien se le ha dado positivamente en las últimas temporadas, siempre es complejo de conquistar. El Villarreal de Fran Escribá llega tocado tras caer eliminado ante el Mónaco en la previa de Champions. Un aspecto moral que deberá aprovechar el conjunto hispalense para sacar tajada.

No ha sido un buen mes en clave amarilla. Parecía que nada podía eclipsar la enorme ilusión que se atisbaba en el conjunto de Castellón, pero todo cambió a mediados de agosto. Marcelino García Toral abandonaba el club por problemas internos a falta de pocos días de la eliminatoria de Champions ante el Mónaco. Un golpe que no iba a sentar nada bien, pues implicaba virar el proyecto hacia la figura de un nuevo entrenador con el comienzo liguero a la vuelta de la esquina. Fran Escribá fue el elegido para tomar el mando de un equipo que se reforzó bastante bien en pretemporada, pero cuyas riendas estaban pensadas para ser tomadas por el asturiano.

El Villarreal, por tanto, se ha visto obligado a reinventarse. Se marcharon hombres importantes como Areola, Baptistao, Adrián, Bailly, Denis Suárez, Samu García, Pina, Moi, Nahuel, Espinosa y Sergio Marcos, pero han llegado hombres de calidad que mejoran lo que había. Cheryshev, Ndiaye, José ÁngelSantos Borré, Pato, Roberto Soriano o Nicola Sansone son algunos de los nombres elegidos para mantener a este Villarreal en lo alto de la tabla. Una auténtica revolución encaminada a afianzar una temporada más al conjunto amarillo en la zona Champions, en la que no podrá participar esta temporada tras el traspiés de la pasada semana. Con la Europa League como objetivo más ambicioso, los castellonenses pelearán por todas las competiciones que disputen.

Está por ver y definir aún el sistema de juego de Fran Escribá. Parece que se sustentará en el 4-4-2 con variaciones al 4-2-3-1 donde se buscará la solidez defensiva y llegar en pocos toques a la meta rival. En la delantera la responsabilidad recae sobre Pato. El brasileño ha llegado al conjunto amarillo para recuperar las sensaciones que transmitía en su inicio de carrera. Hacer olvidar la ausencia de Soldado y Bakambu hasta la reaparición de ambos es su principal objetivo. Los goles serán su mejor aliado. Con Bruno y Trigueros a los mandos del centro del campo y con bandas habilidosas como Samu Castillejo o Cheryshev, que acaba de salir de una reciente lesión, el Villarreal cuenta con jugadores de garantías para practicar a la perfección la filosofía de Escribá. Además, en la parcela defensiva espera hacerse fuerte con la pareja Víctor Ruíz y Musacchio, que a buen nivel pueden aumentar el rendimiento defensivo del conjunto amarillo. Veremos si el rendimiento de los laterales valencianos llega al nivel tan alto de la pasada campaña. Con Marcelino eran fundamentales para abrir juego, especialmente Mario, que también parece un fijo para Fran Escribá en banda derecha. También vuelve a la portería Sergio Asenjo, que competirá con Andrés Fernández por un puesto fijo en el once. La marcha de Areola al PSG es sensible, pero ambos porteros tienen la calidad suficiente para hacer olvidar la ausencia del portero francés.

En definitiva, un rival que no llega en el mejor momento anímico tras lo ocurrido ante el Mónaco, pero que cuenta con una plantilla y un entrenador para practicar un fútbol vertiginoso y bastante eficaz. Fran Escribá solo necesita tiempo para  volver a reajustar el equipo tras la marcha de Marcelino. Los buenos resultados despejarán las dudas y, a buen seguro, confirmarán al Villarreal como uno de los equipos a tener cuenta esta temporada.

Claves

Posible once de Escribá
Posible once de Escribá
  • El Villarreal llega tocado anímicamente, lo que resulta un arma de doble filo. Deberá jugar con ello el conjunto de Sampaoli y evitar desangrarse atrás como lo hizo ante el Español.
  • Las bandas son importantes para Escribá. El Villarreal buscará juego exterior y buscará los espacios que, seguramente, dejaran los laterales sevillistas a sus espaldas.
  • El equipo de Sampaoli buscará tener el mismo caudal ofensivo que el mostrado en la primera jornada. Aún es pronto para que la filosofía del técnico argentino se asimile a la perfección, pero la prueba en un campo tan difícil es importante para medir el devenir del Sevilla en Liga.