Fernando Llorente pone fin a su breve etapa como sevillista tras llegar a un acuerdo en las últimas horas con el Swansea galés que milita en la Premier League.

El riojano llegó el verano pasado como la estrella del proyecto de Unai Emery, algo que paulatinamente se convirtió en una quimera para él tras no acoplarse al fútbol que el de Hondarribia exigía. Lejos de la forma que le caracterizó en España con la zamarra del Athletic Club, su etapa como suplente en Italia le restó en regularidad.

En cuanto a sus números, tuvo una participación más que aceptable en cuanto a cantidad de partidos, llegando a cerrar el pobre número de siete tantos en tres competiciones, de los cuales nos podemos quedar con uno al Real Madrid y otro a la Juventus, su exequipo, que dio al combinado hispalense la tercera plaza del grupo de Champions y, por tanto, el pase a la UEFA Europa League posteriormente ganada en Basilea.

Firma con el conjunto de los cisnes por dos temporadas con opción a otra si se cumplen una serie de variables. Intentará en tierras británicas volver a la senda de las buenas sensaciones para tapar así el vacío dejado hace algunas semanas por Bafétimbi Gomis.