Síguenos en

Análisis

Análisis | El rival: SD Huesca | Nervioneo.com

Por Raúl Capablo | SportHuesca.com

La Sociedad Deportiva Huesca se encuentra inmersa en su segunda etapa por la Segunda División. El club oscense, cuya historia lejana está relacionada con el fútbol amateur, la Segunda ‘B’ y la Tercera División, logró en 2008 la gesta de ascender al fútbol profesional por primera vez, derrotando al Écija en la final, logrando alcanzar su hasta ahora techo deportivo. La primera andadura del equipo azulgrana por el fútbol de plata duró cinco años, hasta que en 2013 firmó su descenso en Huelva. Dos años después, con una plantilla ideada por y para conseguir el regreso a la por aquel entonces llamada Liga Adelante, el canterano sevillista Luis García Tevenet logró devolver al Huesca a la categoría que había perdido dos cursos eternos atrás.

 

La confianza depositada en el técnico andaluz disminuyó de tal forma conforme avanzaba la temporada que fue cesado antes del ecuador del año, siendo sustituido por el también andaluz, esta vez jienense, Juan Antonio Albacete Anquela. Con una plantilla de jóvenes talentos se acabó logrando, no sin sufrir, la permanencia en Segunda División, logrando la merecida victoria en los campos de los a posteriori equipos de Primera, Leganés y Osasuna.

C.Pascual - sporthuesca.com

C.Pascual – sporthuesca.com

Fichajes y bajas

Las oficinas altoaragonesas tuvieron mucho movimiento al comienzo del mercado estival. Pronto se conformó el bloque de la plantilla, fruto del trabajo previo de la dirección deportiva encabezada por Gonzalo Arantegui y Pedro Braojos. En total se han producido un total de quince incorporaciones, mezclando experiencia en la categoría con debutantes. Destaca en la plantilla la ausencia de jugadores cedidos, siendo todos en propiedad y fichados como agentes libres. Los fichajes han sido: Boris Cmiljanic (PSV), Álvaro Vadillo (Betis), Borja Lázaro (Leganés), Carlos Akapo (Valencia Mestalla), César Soriano (Leganés), David Ferreiro (Lugo), Gonzalo Melero (Ponferradina), Jair Amador (Levante), Javi Jiménez (Elche), Jesús Valentín (Las Palmas), Kilian Grant (Real Zaragoza), Queco Piña (Leganés), Rajko Brezancic (AZ Alkmaar), Sergio Herrera (Amorebieta) y Urko Vera (Osasuna).

En el apartado de bajas destaca una por excelencia, la de Fran Mérida. El talentoso jugador catalán, ex del Barcelona y Arsenal entre otros, había acabado entrenando con el Prat en Tercera División después de un efímero periplo por el fútbol brasileño. El año del ascenso oscense, el club le dio la oportunidad de reencaminar su trayectoria profesional, y poco a poco volvió a sentirse futbolista. Dejó en Huesca un sello imborrable de su calidad innata y, tras varios meses de rumores, acabó fichando por Osasuna para regresar a Primera División y jugar en la élite después de una turbulencia en su carrera.

Respecto a la temporada anterior no están: Manolo Sánchez (Alcorcón), David Mainz (Hércules), Jonathan Moya (Deportivo Saprissa), Dani Calvo (Cádiz), Christian Fernández (Oviedo), Darwin Machís (Leganés), David Morillas (UCAM Murcia), Héctor Figueroa (Ponferradina), Íñigo Ros (Tudelano), José Gaspar (Hércules), Luis Fernández (Alcorcón), Mikel Arruabarrena (AEL Limassol), Jorge Zaparaín (sin equipo), Óscar Ramírez (Cartagena), Tyronne (Las Palmas), Óscar Whalley (Sporting de Gijón) y Leo Franco (retirado y actualmente ejecutivo del club oscense). Sólo la marcha de Mérida dejó dinero en las arcas del club, medio millón de euros aproximadamente, ya que el resto de jugadores acabaron contrato o regresaron a sus respectivos equipos tras un periodo de cesión.

Los jugadores que continúan respecto al curso anterior son: Carlos David, Nagore, Aguilera, Bambock, Camacho, Samu Sáiz y Alexander González. Entre ellos destacan Samu, ex jugador del Sevilla Atlético que está llamado a ser la revelación del equipo y el líder del equipo; Alexander González, internacional absoluto con Venezuela y Juanjo Camacho, el eterno capitán del Huesca.

Trayectoria

Este año la idea preconcebida era que el equipo estaba creado para no sufrir tanto por lograr la permanencia matemática antes de tiempo. La temporada comenzó con un empate a cero en Alcorcón, en un partido que pudo ganar cualquiera pero que estuvo más cerca de caer hacia el lado aragonés de no ser por los errores puntuales en los metros finales. La siguiente jornada el Nàstic inauguraba El Alcoraz esta temporada y se llevó un inmerecido punto logrando empatar (1-1) en el minuto 90 cuando el equipo de Anquela ya saboreaba sus primeros tres puntos. A la semana siguiente se jugó el esperado y siempre disputado derbi aragonés contra un Real Zaragoza que se llevó la victoria en el último suspiro del partido, teniendo el Huesca un hombre menos sobre el campo durante toda la segunda mitad debido a la expulsión por doble amarilla de Bambock.

La primera victoria de la temporada llegó en la Copa del Rey por partida doble, después de un terrible y aburridísimo partido ante el Girona que David Ferreiro desniveló a pocos minutos del final para acceder a la siguiente ronda, de la que luego el equipo quedó exento para jugar directamente contra un equipo de Primera División. Fue una semana completa, ya que el pasado domingo el equipo azulgrana logró su primera victoria de la temporada en liga derrotando al Córdoba por un abultado 3-0, en el que dicen que fue el partido más completo del conjunto altoaragonés durante su estancia en Segunda División. Con la moral por las nubes viaja el Huesca a Sevilla, después de autoconvencerse a sí mismo del potencial que tienen sus hombres y en la capacidad de hacer un fútbol vistoso y, además, ganar.

C.Pascual / sporthuesca.com

C.Pascual / sporthuesca.com

El yin y el yang

Seguridad defensiva: Durante la pretemporada se lesionó de gravedad el cancerbero Javi Jiménez, llamado a ser el arquero titular del equipo debido a su contrastada experiencia. Tuvo que dar un paso al frente Sergio Herrera, joven guardameta traído desde Segunda División ‘B’ que este año debutaba en la categoría. Para sorpresa de muchos, sus intervenciones le han valido al equipo oscense para mantenerse vivo en los encuentros, demostrando unas cualidades impropias para un portero de su edad. Todo ello, sumado al buen hacer del equipo desde el centro del campo hacia atrás, destacando al central Jair y al mediocentro Aguilera, han convertido al Huesca en el equipo de Segunda División que menos goles ha encajado entre Liga y Copa, únicamente dos en cinco partidos oficiales hasta la fecha.

Falta de puntería: Si de algo peca este equipo es de falta de gol. La llegada de Urko Vera y Borja Lázaro prometía los goles que hasta ahora sólo ha marcado Samu Sáiz. El delantero vasco ha tenido que ser titular en los últimos encuentros debido a la inesperada lesión muscular de Borja Lázaro, que le ha mantenido apartado hasta hace pocos días, estando ya disponible para la cita del Pizjuán. Con el montenegrino Boris también en plantilla, aunque demostrando que todavía es joven e inexperto, los goles de los delanteros del Huesca se están haciendo esperar. Las expectativas están muy altas, sobre todo por la trayectoria que ambos atesoran, pudiendo ser complementada por Cmiljanic, que está teniendo oportunidades pero ha errado en varios momentos puntuales que han podido valer puntos para un Huesca que va a Sevilla sobrado de ilusión, trabajo y ganas de hacerlo bien este año.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

UEFA Champions League - Jornada 3

Spartak Moskva

Sevilla FC

Otkrytie Arena

17/10/2017 · 20:45h

beIN Sports

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 8

Athletic Club
1 - 0
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis