Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 2-1 UD Las Palmas

La sinestesia de Sampaoli

Infografía: Sharemytactics

Infografía: Sharemytactics

Anoche, mientras veía repetido el partido y tomaba anotaciones para el artículo que estan leyendo, escuchaba uno de esos programas nocturnos de radio que no sé muy bien quién los sigue. En él, hablaban de la experiencia dada en la atribución de una sensación a un sentido que no le corresponde, en definitiva, analizaban la sinestesia.

En este partido correspondiente a la tercera jornada de LaLiga Santander, Sampaoli sacaba un once con ciertas rotaciones pensando en el encuentro del miércoles correspondiente al debut de Champions ante la Juventus de Turín, con un claro 1-4-1-2-2-1 que permitía hiperpoblar el juego interno para dejar las bandas a unos laterales que debían hacer las de carrileros.

Lo cierto es que el equipo insular sacó una cara poco esperada por Sampaoli, que tuvo que dar su plan por defectuoso cuando, cada vez que intentaba salir por fuera para aprovechar la superioridad numérica por dentro, se encontraba con tapones en banda que impedían la realización de tal automatismo.

De esta forma, el conjunto nervionense tenía posesiones estériles que actuando de arma de doble filo, impedían en primera instancia que atacara el contrario pero que, en segunda, generaba siempre pérdidas no forzadas como las vistas tanto en el gol anulado a El Zhar como en el de Tana. No podía ser de otra forma, el preparador sevillista padecía de sinestesia: veía el color amarillo y escuchaba pitos.

A partir del minuto 30 de la primera mitad, como él mismo reconoció en rueda de prensa, los locales dieron una paso adelante que fue simbolizado con la primera y única aparición estelar de Ganso en el día del partido, con un pase interior brutal que fue desaprovechado por Ben Yedder.

El crecimiento se consumó en la segunda mitad, cuando la falta de verticalidad por fuera dadas las pocas llegadas efectivas de los laterales se diluyó gracias a la entrada de Vitolo como vehículo de transición defensa-ataque, y la posterior inclusión de Pablo Sarabia. Todo esto obligaba a que el mejor del encuentro, Nasri, bajara a posiciones más creativas para marcar los tempos del envite, cosa que se cumplió a la perfección para que Franco Vazquez se descolgara algo más.

Infografía: Sharemytactics

Infografía: Sharemytactics

La cara del club hispalense cambió radicalmente, al conseguir evitar cualquier fuga a la contra por parte del rival y crear peligro en casi cualquier situación. El momento en el que ocurre la hazaña no es más que un dato anecdótico, pues el merecimiento del resultado final fue perseverado desde mucho tiempo antes de su materialización.

La sinestesia evolucionó desde un plano negativo hasta el positivo, llegando a oír al final aplausos y vítores cuando veía al equipo rojiblanco atacar.

Desde luego, el Sevilla da un paso más hacia el equilibrio defensa ataque como se vio en los segundos cuarenta y cinco minutos: concedió pocas ocasiones en defensa y apabulló en ataque. Mucho queda por trabajar pero se está en el camino.

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 16

Sevilla FC

Levante UD

Ramón Sánchez-Pizjuán

15/12/2017 · 21:00h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 15

Real Madrid
5 - 0
Sevilla FC

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis