Sensaciones contrapuestas las que ofreció el técnico sevillista en rueda de prensa. Contento por el punto conseguido pese a las adversidades, pero con un sentimiento a su vez amargo, ya que consideró que su equipo hizo méritos suficientes como para llevarse el encuentro.«Te quedas con buen sabor de boca en el sentido de que, con uno menos y con todas las circunstancias que pasaban, pues hemos rescatado ese punto con mucha alma, corazón y esfuerzo. Pero tengo mal sabor de boca porque este partido, en condiciones normales, creo que lo podríamos haber ganado», afirmaba Diego Martínez.

Además, el entrenador del conjunto franjirrojo quiso recalcar a su vez el contexto en el que el filial afrontaba el partido, condicionado por el calor y los días de descanso. “Es la segunda vez en esta semana que tenemos un día menos de descanso respecto a nuestro rival”, apuntaba. En cuanto al juego, quiso destacar la labor de sus futbolistas pese a que no fue el resultado deseado en un principio. «Creo que el partido lo teníamos bastante controlado. Recibimos el gol en esa segunda parte y el equipo siguió luchando […]  Con uno menos, el equipo ha tenido alma, corazón, esfuerzo y deseo de ganar”, sentenciaba el técnico sevillista.

Por último, Diego Martínez no quiso opinar respecto a la acción que, posiblemente, fuese la que más condicionó el guión de los 90 minutos: la expulsión de Curro casi a la hora de juego. «No he visto la acción repetida y no voy a opinar sobre ella«.