Dulce reencuentro

Nervión se reencontraba con la Champions. El templo hispalense volvía a acoger la máxima competición europea en una noche que se presentaba colmada de incertidumbre. El Olympique de Lyon pondría a prueba al Sevilla en su casa, ante su afición, en un contexto en el que pocos salen victoriosos.

Sampaoli, cuestionado estos últimos días, hacía frente a una complicada situación tras caer derrotado en el Nuevo San Mamés de una forma escandalosa. El técnico argentino, de principios bien arraigados, incidiría en su estilo una vez más. La afición, mientras tanto, se agolpaba en Nervión con la esperanza de otear un atisbo de cambio en el juego de su equipo.

De esta forma, el Sevilla salía al campo con la intención de hacerse con el balón desde el primer momento, y aunque en el comienzo se hizo de manera algo imprecisa, con el paso de los minutos los de Sampaoli conseguían tener cada vez más y mejor el esférico. Los dos equipos comenzaron yendo al ataque con tímidas llegadas al área rival, no obstante, Fekir dio el primer susto con un fuerte disparo al larguero en el minuto 10.

El equipo de Bruno Génésio sufrió la mejora del Sevilla conforme avanzaba el partido. Luciano Vietto tuvo una clara oportunidad que atajó Lopes y minutos después el equipo arbitral anuló un gol legal de Ben Yedder por supuesto fuera de juego. Los rojiblancos se venían arriba y enseñaban los dientes, aunque sufrieron en defensa ante a un Olympique de Lyon que no terminaba de concretar sus llegadas. Ambos equipos terminaron la primera parte con numerosas ocasiones, pero sin finalizar ninguna con el acierto necesario.

En el segundo tiempo se pudo ver al mejor Sevilla de la era Sampaoli. Nasri se decidió a dejar claro que la buena impresión dejada en San Mamés no había sido un espejismo, el franco-argelino tomó el mando del juego y plasmó en el campo lo que muchos sevillistas dejaron de ver con la marcha de Éver Banega. Aún a años luz del argentino, Nasri supo dar en cada momento lo que necesitaba el equipo, convirtiéndose así en el elemento en torno al que giraba el Sevilla.

El gol llegaba a los pocos minutos del comienzo de la segunda parte, tras un centro de N’zonzi que Vietto supo reconducir hasta la posición de Ben Yedder para que este la empujara. El Sevilla conseguía ponerse por delante, y como era de esperar el Lyon tuvo su réplica por medio de Tolisso, que hizo un tiro cruzado ante el que Rico tuvo que hacer gala de sus reflejos.

Tras el gol, Sampaoli decidió cambiar a Iborra, en pos de un mayor control del centro del campo, por Mudo Vázquez, que no estaba cuajando un buen partido. La intensidad aplicada por el Sevilla hizo levantar al público de sus asientos en más de una ocasión, pero no estaba todo hecho, los hispalenses siguieron sufriendo defensivamente. Un colosal Mercado añadió la contundencia necesaria para cortar las acciones de peligro del Lyon.

Las ocasiones llegaron al Sevilla en los minutos restantes, sobre todo por medio de Vietto. El delantero tuvo un mano a mano que paró Lopes en una salida providencial (min. 64). En el minuto 68, Nasri provocaba un penalti que iba a fallar Vietto con un tiro que salió por encima del larguero, y por si fuera poco, en un mano a mano posterior, Vietto consiguió superar a Lopes pero Morel se interpuso  entre él y el gol. Parece que no fue el día del delantero argentino. Entre tanto dominio sevillista, Tolisso daba un susto a los andaluces con un gran tiro que despejó Sergio Rico cuando el balón se aproximaba a la escuadra derecha de la portería. El equipo de Sampaoli tuvo varias ocasiones para amarrar el partido con el segundo gol, pero ni Vitolo, ni los demás pudieron convertir sus oportunidades en gol.

La imagen que deja el equipo recobra la credibilidad perdida y ya se espera con ansia el partido del sábado ante Alavés.

Alineaciones

Sevilla: Sergio Rico; Mariano, Pareja, Mercado (Kolodziejczak), Escudero; N’Zonzi, Vázquez (Iborra), Nasri, Vitolo; Vietto y Ben Yedder (Sarabia).

Lyon: Lopes; Mapou (Valbuena), N’Kolou, Morel; Gaspar (Ghezzal), Darder, Gonalons, Tolisso, Rybus; Cornet, Fekir (Kalulu).

Colegiado

Bas Nijguis, holandés, amonestó a Pareja, Mercado, Gaspar, Gonalons y Cornet.