Como ya es costumbre por Nervión, el mercado de fichajes supone un periodo de absoluta locura. Especulaciones, rumores y lo que parece un sinfín de salidas y llegadas mantienen al sevillismo pegado a la pantalla del ordenador o móvil. Con la conocida política que mantiene el club y que le ha hecho crecer de una manera inconmensurable durante los últimos años, el entretenimiento está asegurado. Más allá de lo que supone dicha política, esta temporada, a la entidad hispalense se le avecinaba lo que puede haber sido el reto más complejo a la vez que ambicioso en años, y es que Monchi ya había afrontado la ardua tarea de la compra y venta de jugadores antes, pero nunca con la transformación que implicaba la llegada de Sampaoli al banquillo sevillista.

Al hacer recuento de las entradas y salidas que ha llevado a cabo el Sevilla, se debe tener en cuenta que las más condicionantes han sido la salida de Unai Emery al PSG y la llegada de Jorge Sampaoli, exentrenador de la Chile campeona de la Copa América 2015. El cambio de entrenador ha sido la piedra angular sobre la que gira el proyecto sevillista, a partir del cual, Monchi, con su equipo, se ha encargado de que la plantilla mudara la piel a gusto de Sampaoli.

La expectación creada, al igual que la exigencia, por el entrenador argentino y la plantilla que dirige es máxima. Sampaoli, retrato leal de lo que significa la fidelidad a unos ideales, tendrá que hacer funcionar su juego en España en una temporada en la que el Sevilla deberá resarcirse de la campaña pasada, tanto en la UEFA Champions League, como de visitante en liga. El reto se vuelve doblemente difícil con la combinación de circunstancias que se han dado, pero la dirección deportiva ha trabajado día y noche para allanar el camino en la medida de lo posible.

La lista de altas y bajas es aún más larga que la de otras temporadas, aunque parezca difícil. Empezando por las altas, se contabilizan las siguientes:

Jorge Sampaoli: entrenador argentino que cubre la marcha de Unai Emery.
Salvatore Sirigu: portero que llega cedido sin opción de compra desde el PSG. Mejora el juego de pies y aéreo de los porteros que ya hay en Nervión y satisface una petición de buena parte de la grada. Tiene 29 años.
Gabriel Mercado: defensa, tanto central como lateral derecho, traspasado desde River Plate. El precio rondó los 2’2 millones más 450.000 euros en variables y el 20% de una futura venta. Tiene 29 años.
Matías Kranevitter: mediocentro de corte defensivo que a sus 23 años llega cedido sin opción de compra desde el Atlético de Madrid.
Paulo Henrique Ganso: mediocentro valioso en labores de creación y con mucha clase, pero que debe ser reactivado por Sampaoli. Llegó desde Sao Paulo por una cifra cercana a los 10 millones de euros. Tiene 26 años.
Joaquín Correa: centrocampista de 22 años procedente de la Sampdoria. Su traspaso de cerró en 10 millones de euros más incentivos. Es habilidoso y cuenta con una gran zancada.
Hiroshi Kiyotake: el nipón de 26 años llegó a Sevilla por 6’5 millones de euros desde Hannover. Situado por la mediapunta, es un jugador preciso en los pases y que goza de una gran visión de juego.
Pablo Sarabia: más conocido por el gran público, ya que militaba en España. Su precio no alcanzó el millón de euros. Se mueve por la línea de tres cuartos y es eminentemente ofensivo. Viene a Sevilla para demostrar su valía en el primer nivel.
Samir Nasri: última incorporación del club. Su cesión sin opción de compra crea escepticismo en parte de la afición. Llegado para suplir a Konoplyanka, su ficha costará al club unos 3’5 millones de euros.
Franco Vázquez: delantero, aunque también válido en posiciones algo más retrasadas, ítalo-argentino de 27 años procedente de Palermo. Su traspaso se cerró en 15 millones de euros. Una calidad y talento de proporciones desmesuradas, además de su capacidad como pasador y goleador, le caracterizan.
Wissam Ben Yedder: veloz delantero fichado del Toulouse por una cifra cercana a los 9 millones de euros. A sus 26 años viene de hacer 23 goles en la última campaña.
Luciano Vietto: delantero argentino de 22 años cedido por el Atlético de Madrid a cambio de 3 millones de euros. El Sevilla se guarda una opción de compra de 20 millones de euros, aunque el Atlético también tiene la opción de recomprarlo en caso de que se efectuara. La gran temporada que hizo con el Villareal es el argumento más sólido de Vietto.

Habiendo repasado las altas, es visible la gran cantidad de centrocampistas que requiere el esquema de Sampaoli. Aún con eso, se ha esperado hasta última hora la incorporación de otro mediocentro que pudo haber sido Roque Mesa.

Las bajas, bien conocidas por todos, son las que siguen: Unai Emery (PSG), Antonio Alberto Bastos, Beto (Sporting de Portugal, libre), Federico Fazio (Tottenham, fin de cesión), Marco Andreolli (Inter de Milán, fin de cesión), Luismi (Real Valladolid, libre), Jorge Andújar, Coke (Schalke 04, 5 millones de euros), Diogo Figueiras (Olympiakos, 1’5 millones de euros), Ever Banega (Inter de Milán, libre), Sebastián Cristóforo (Fiorentina, cesión con opción de compra obligatoria de 2’5 millones de euros), Grzegorz Krychowiak (PSG, 33’6 millones de euros), José Antonio Reyes (Espanyol, libre), Yevhen Konoplyanka (Schalke 04, cedido con opción de compra obligatoria de 15 millones), Ciro Immobile (Lazio, 8’5 millones de euros), Kevin Gameiro (Atlético de Madrid, 30 millones de euros más 5 en variables), Fernando Llorente (Swansea, 5’9 millones de euros) y Juan Muñoz (Zaragoza, cedido).

Los pilares que sostuvieron al equipo en la temporada pasada han salido, lo que se traduce en más trabajo para que Sampaoli consiga que el equipo salga adelante sin esa base.