Síguenos en

Análisis

Análisis táctico | Sevilla FC 2-1 Deportivo Alavés

La llave de Ganso

Con la segunda mitad ante el Olympique de Lyon como perfecto ejemplo del camino a tomar por Jorge Sampaoli en su periplo sevillista, los aficionados rojiblancos ansiaban la llegada de esta cita por la trampa que aguardaba en su interior, al ser el Alavés un rival duro que, conscientes de sus carencias, se centraba en taparlas defensivamente para salir a la contra como se vio en el Camp Nou  o el Calderón, feudos inexpugnables pero profanados por ellos.

Consciente de que el sistema táctico planteado por Mauricio Pellegrino era muy parecido al mostrado por Gènesio en el Pizjuán, Sampaoli decidió repetir el mismo once que el pasado martes, con el pequeño matiz de la colocación de Nasri perpendicular a N’zonzi en la salida de pelota.

Inicialmente, los locales salieron con la predisposición de someter al rival mediante el dominio de pelota, acción que llevó a una consecuencia más contextual que otra cosa de acumular a todos los jugadores de campo en la parcela contraria. El ritmo que imprimían los sevillanos permitía a los vascos no realizar excesivos esfuerzos en su ardua tarea de cerrar espacios interiores.

Todo ese contexto unido a las imprecisiones no forzadas en rojo y blanco hacían que, con Edgar de cabecilla, los de Vitoria llegaran con facilidad y sensación de peligro a los dominios de Sergio Rico. No había nadie que consiguiera filtrar balones interiores a excepción de un Nasri que lo intentaba una y otra vez ante el orden presentados por los contrincantes.

La segunda mitad llevó consigo un cambio de intensidad que propició un mayor esfuerzo del Alavés con el consiguiente cansancio que ello desprende. Los hispalenses comenzaron a acumular muchos efectivos en zona de remate, pero persistía la situación de continuo rigor en el orden blanquiazul.

Cuando mejor estaba el combinado de la Giralda, Nasri cayó lesionado y un aura negro se impuso sobre el Sánchez-Pizjuán: no había ningun ente temporizador del juego sobre el tapete verde. De esta tesitura emergió Paulo Henrique Ganso para dar coherencia al juego con sus pases interiores que tanto habían necesitado sus compañeros en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Con el marcador en contra, los pupilos de Pellegrino se estiraron y dejaron más huecos, cosa que propició mayor confort en las transiciones para los locales como se vio en el tanto llevado a la perfección por un Vitolo que, con metros por delante, es determinante.

El Sevilla de Sampaoli continúa su puesta a punto y cada vez adquiere más ideas claras de lo que pretende su entrenador. Queda mucho que mejorar, pero es clave que cada vez tiene más claro un once tipo (por primera vez esta temporada, repitió) y todos sus componentes se están entendiendo cada vez mejor.

Manuel López

Estudiante de periodismo – Bueno para debatir, nunca discutir.

Comentarios
Publicidad

Próximo partido

LaLiga Santander - Jornada 17

Real Sociedad

Sevilla FC

Municipal de Anoeta

21/12/2017 · 21:30h

beIN Sports LaLiga

Último partido

LaLiga Santander - Jornada 16

Sevilla FC
0 - 0
Levante UD

Nervioneo en la Radio

Más en Análisis