Tras la lesión sufrida en un entrenamiento, la rodilla izquierda de Carlos Fernández parecía tener bastante dañado el ligamento cruzado anterior. Finalmente, las pruebas, entre las que se encontraba una artroscopia, confirmaron que se trataba de una lesión de ligamento cruzado en la que la rodilla no había sufrido daño alguno. En días posteriores le fueron infiltrados factores de crecimiento en la zona dañada.

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior, llevada a cabo por el Doctor Cugat de la Clínica Quirón con la ténica HTH, ha sido todo un éxito, por lo que su recuperación comenzará en breve. El jugador nacido en Castillleja de Guzmán estará fuera de los terrenos de juego entre seis y ocho meses.