El Sevilla consigue llevarse los tres puntos de Riazor en el último suspiro. Tras el 2-0 del Deportivo, el conjunto andaluz logró sobreponerse, tirar de casta y buscar una victoria que parecía imposible. El técnico Jorge Sampaoli ha analizado así el sufrido encuentro: «Buscábamos un partido para definirlo, pero nos encontramos con el uno a cero muy pronto, tuvimos dos mano a mano que no encontramos y llegó el segundo gol. Se puso difícil, pero el 2-1 fue importante para nosotros. Logramos empatar al final y el tercer gol nos da una victoria muy importante, con remontada y con una alegría. Este triunfo nos ayuda mucho para el partido del martes. Cuando uno se sobrepone a un 2-0 y ganó como hoy… Es de un equipo grande. Atacamos y generamos mucho. Los futbolistas tuvieron su protagonismo y la gente desde fuera animó al mismo ritmo que el equipo jugaba. Eso nos ayudó mucho».

Sobre los cambios, algo criticados por su tardanza: «Vitolo venía con dos partidos de la selección y muy poco tiempo de descanso y preparación para el partido, Adil lo mismo… Esperemos que ninguno haya acabado muy cargado de cara al partido que tenemos en pocos días. Seguimos en la pelea en la punta de la clasificación, pero insisto, vinimos a buscar este resultado y este partido, que se reafirma sobre todo tras ir 2 a 0 abajo”. Ha valorado también los errores: «Son consecuencia de análisis rápidos, tengo que ver y analizar bien por qué y evaluarlas. Las virtudes del partido fueron la búsqueda, la falta de contundencia el equipo no habla de que faltó un jugador. Jugar contra equipos que se meten tan atrás es muy difícil y se nos hizo complicado. Los goles, con esta propuesta de ataque vendrán».

Finalmente, no ha querido mojarse sobre las acciones polémicas del partido: «Nunca hablo de los árbitros. Pienso que son seres humanos que tratan de dar justicia en los partidos. Siempre digo que esto es una vuelta, seguramente nosotros nos equivocamos en la elección de jugadores o el jugador se equivoca en un mano a mano con el portero. No soy quién para evaluar eso ni hablar de una jugada puntual».